Los 25,000 empleados del plantel tenían hasta el 7 de junio para recibir la vacuna y cumplir con el nuevo reglamento.

Por Isis Sauceda/Los Angeles
Junio 11, 2021
Anuncio

El Hospital Houston Methodist se ha quedado con 178 menos empleados esta semana quienes se han negado a vacunarse contra la COVID-19, tal y como se los viene exigiendo el centro médico como condición para seguir en sus puestos de trabajo. El pasado martes, el nosocomio dio a conocer que suspendió a estos trabajadores sin goce de sueldo por no cumplir con este requisito, según reportó el diario USA Today.

El presidente y director ejecutivo del hospital, Marc Boom, había anunciado el nuevo requerimiento en marzo. Ese mes, Boom explicó que sus 25,000 empleados tendrían hasta el 7 de junio para recibir una de la vacunas disponibles, según People. La mayoría cumplió con el mandato; unos 285 empleados presentaron una exención médica o religiosa y 332 fueron otorgados diversos aplazamientos. Pero los 178 suspendidos esta semana se negaron, por lo que el centro médico tomó acción.

De acuerdo al nuevo reglamento, los empleados serán despedidos en las próximas dos semanas si continúan rechazando la vacuna.

COVID-19 vacuna nurse filling the syringe from vaccine vial for patient vaccination
Credit: Getty Images

Si bien 27 de estos 178 trabajadores suspendidos ya recibieron la primera dosis de la vacuna, el resto protestó el nuevo reglamento que los dejaría sin su única fuente de ingresos.

El lunes algunos incluso organizaron una huelga, según la estación de televisión de Houston, KPRC. En mayo, 117 empleados, de hecho, también presentaron una demanda legal en contra del hospital.

"Siento que nos intimidaron hacia esta pequeña esquina, como que lo tienes que hacer [vacunarte] o no tendrás trabajo. Esta es mi única fuente de ingresos", declaró un empleado a KPRC.

Houston Methodist Hospital
Credit: Brandon Bell/Getty Images

Por su parte, Boom halagó a los empleados que cumplieron con el requisito y aseguró que ellos tomaron la decisión correcta.

"Para proteger a nuestros pacientes, sus colegas, sus familias y nuestra comunidad", escribió el director en un correo electrónico dirigido al personal de la institución. "Desearía que el número [de no vacunados] fuera cero, pero desafortunadamente un pequeño número de individuos ha decidido no poner a sus pacientes primero… la ciencia comprueba que las vacunas no solo son seguras, pero necesarias si vamos a pasar la página contra la COVID-19".

A través de la página digital oficial del recinto, el hospital señala que las tres vacunas aprobadas para uso de emergencia por la Administración de Drogas y Alimentos, FDA por sus siglas en inglés, fueron sometidas a investigación y estudios clínicos sin tomar atajos.

"De hecho, estas [vacunas] fueron sometidas a los mismos ensayos que se utilizan para otras drogas en un proceso de aprobación más tradicional, solo que de una manera distinta a la que usualmente utiliza la FDA", dijo el hospital.

De acuerdo a la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, un empleador puede exigirle a sus empleados que se vacunen contra la COVID-19 para entrar a su recinto laboral. Hasta el momento, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades ha registrado más de 33 millones de casos de coronavirus en Estados Unidos.