Steven Brandenburg, de 46 años y residente en Wisconsin, tendrá que pagar miles por dejar echar a perder las vacunas de Moderna/BioNTech. Aquí el reporte.

Por Mayra Mangal
Junio 09, 2021
Anuncio

Steven Brandenburg, un farmacético de 46 años residente en Wisconsin deberá pasar tres años tras las rejas de una prisión federal por dejar que 500 dosis de la vacuna contra la COVID-19 se echaran a perder en el hospital donde laboraba.

El sujeto enfrentaba más de 20 años a la sombra y logró reducir su condena al declararse culpable ante el juez federal Brett Ludwig durante su audiencia celebrada este martes.

Los cargos se remontan al 31 de diciembre pasado cuando Brandenburg fue detenido luego de perder su empleo en el Aurora Medical Center del poblado de Grafton. El sujeto había sido despedido luego de dejar 57 frascos de la vacuna Moderna BioNTech fuera de refrigeración durante dos noches consecutivas.

Dichas vacunas requieren de refrigeración a una temperatura rigurosamente controlada para preservar su efectividad y evitar que se arruinen.

El sujeto creía que las vacunas no eran seguras, se dijo como causa probable del crimen. El hombre le dijo a los investigadores del caso que él pensaba que la vacuna era capaz de "alterar el ADN de quienes reciben" la vacuna.

Steven Brandenburg
Credit: OZAUKEE COUNTY SHERIFF'S OFFICE/AP/SHUTTERSTOCK

El hombre también confesó que había dejado los frascos fuera para que se echaran a perder, según y que las había regresado a los refrigeradores por las mañanas.

"El intento intencional de arruinar las dosis de las vacunas durante una emergencia de salud nacional es un crimen serio", afirmó Brian M. Boynton, fiscal adjunto del Departamento de Justicia. "El Departamento de Justicia continuará trabajando con sus colegas en las fuerzas para salvaguardar estas vacunas que salvan la vida".

El juez Ludwig también condenó a Brandenburg a servir 3 años más de libertad supervisada y pagar aproximadamente $83,800 como compensación al hospital.