Por los últimos 30 años, Orin Gilbert Jr. acude a su 7-Eleven más cercano y se asegura que haya café listo para los clientes. ¿Su pago? Café, claro.

Por Isis Sauceda / L.A.
Marzo 05, 2020
Anuncio

No es poco decir que Orin Gilbert Jr. es mega fanático del café de la tienda 7-Eleven.

Tanto es así que hace alrededor de 30 años el hombre de Fisherville, Virginia, se levanta al amanecer para asegurarse que el local de su vecindario cuenta con suficiente café para sus clientes, arregla los estantes y se asegura de saludar a los mañaneros que, como él, llegan en busca del preciado líquido cafeinado con una sonrisa.

Todo esto a cambio de un “pago” no en dólares sino en bananos y café gratis para este cliente-casi-empleado de 7-Eleven de 95 años.

“Se retrasaron algunas veces, así que dije: ‘Yo empezaré a hacerlo’. Sólo ayudaba donde podía”, explicó al diario Staunton News Leader.

Desde entonces, Gilbert — mejor conocido como Mr G por los trabajadores y los clientes que frecuentan el lugar— se esmera para mantener los productos organizados y arregla las cajas de pizza. Pero lo más importante es que se asegura que siempre haya café preparado.

“Sólo ver a la gente y hablar con ellos, sé mucho de ellos y lo que pasa en sus familias”, dijo Gilbert al diario. “Conoces a la gente cuando vienen aquí, lo que han logrado sus hijos”.

Gilbert, quien antes de retirarse trabajaba para el servicio postal de Estados Unidos, está en la tienda de lunes a sábado y solamente falta los domingos porque asiste a la iglesia. Desde que su esposa falleció hace algunos años, su interacción con la comunidad en ese establecimiento es lo que él más disfruta.

“Es uno más de la familia”, aseguró al diario Tim Swortzel, dueño de la tienda. “Es único”.