Un anciano fue asesinado en Nueva York y las autoridades le dijeron a su hija que su muerte había sido un accidente. Ella siguió investigando y encontró a su asesino. Los detalles del caso.

Por Lena Hansen
Julio 10, 2020
Anuncio

Jennifer Espinal ayudó a encontrar al atacante de su padre de 76 años, logrando que el hombre que lo asesinó fuera a la cárcel. La mujer nunca aceptó la explicación de la policía cuando le dijeron que su padre había sufrido heridas mortales al caerse en la calle en Nueva York. Espinal le suplicó al teniente de la estación de la policía en Queens que siguieran investigando el incidente, ocurrido el pasado 20 de junio. Su padre Jorge Conejo murió cinco días después de ser encontrado tirado en la calle en la avenida Jamaica con una grave herida en la cabeza.

Según ella, el teniente se negó a abrir una investigación y le dijo a ella que ella misma buscara evidencia de que la muerte de su padre había sido un crimen. Eso fue lo que hizo esta enfermera de 45 años, quien adoraba a su padre, un hombre que trabajaba lavando autos para sostener a su familia.

El hermano de Espinal le dijo que mucha gente en el vecindario estaba diciendo que su padre había sido asesinado. La mujer imprimió fotos de su padre y caminó por las calles cercanas al lugar donde lo habían encontrado en la calle, pidiendo explicaciones. Eventualmente encontró el video de una cámara de seguridad y fotos que mostraban a un hombre saliendo de una bodega ese mismo día sobre las 11:30 p.m. y atacando salvajemente a su padre sin razón para después huir de la escena, reportó Daily News. El médico forense declaró la muerte de Conejo como un homicidio.

El martes la policía reveló las imágenes del sujeto que buscaban y arrestaron a Daniel Rodríguez, de 45 años, quien enfrenta cargos de asesinato y asalto, confirmaron a PEOPLE las autoridades.

ABC7NY

Según las autoridades, se está revisando el caso del teniente que se negó a investigar más sobre la muerte del anciano. "A él no le importó, para él mi papá no era nadie, pero para nosotros mi papá lo era todo. Él importaba", declaró Espinal a WABC. Su padre emigró a los Estados Unidos en su juventud después de trabajar en el circo en su natal Ecuador, dijo su hijo Jorge Jr. al diario Daily News. "Era un hombre extremadamente trabajador", relató su hijo. Espinal asegura que ya ha perdonado al asesino de su padre, ya que de él mismo aprendió a no tener odio en su corazón. Que en paz descanse.