Los cuerpos de las pequeñas Lucía y Emma Guara fueron enterrados junto a los de sus padres, quienes también fallecieron en el derrumbe de su condominio en el sur de la Florida.

Anuncio
Funeral de Lucia y Emma Guara
Credit: Joe Raedle/Getty Images

Las dos hermanas de 4 y 10 años encontradas sin vida entre los escombros del edificio Champlain Towers South, en Surfside, FL, fueron sepultadas este martes en un mismo ataúd blanco adornado con listones rosa y lila.

Familiares de las pequeñas —identificadas como Lucía Guara, de 10 años; y Emma Guara, de 4 años— las enterraron junto a sus padres: Anaely Rodríguez, de 42 años; y Marcus Joseph Guara, de 52, también fallecidos en el derrumbe del edificio de condominio donde residían.

El funeral tuvo lugar en la parroquia católica de la familia, St. Joseph, a solo tres cuadras de donde el edificio colapsó el 24 de junio. En esa misma iglesia Emma fue bautizada en el 2016 y Lucía celebró su primera comunión en el 2019.

Según reportó la agencia noticiosa AP, Digna Rodríguez, familiar de las pequeñas, contó que a Lucía le encantaba ver el programa Jeopardy con su papá, y bailar y hacer yoga con su mamá. Emma, ​​por su parte, disfrutaba de los paseos en caballito que le daba su padre y de los abrazos de su madre.

Lucia y Emma Guara ataul
Credit: EVA MARIE UZCATEGUI/AFP via Getty Images

"Que todos conectemos con nuestras familias como lo habría hecho Lucía. Que todos nos movamos con la gracia con la que Emma lo hubiera hecho. Que todos seamos tan devotos y leales como lo eran Marcus y Anaely", dijo Rodríguez.

Este martes, los rescatistas encontraron ocho cuerpos más entre los escombros, por lo que se eleva a 36 el número de muertos confirmados hasta el momento —con 109 personas aun desaparecidas. Este es el mayor número de víctimas encontrados en una jornada desde el día de la catástrofe.

"Nuestros detectives están trabajando tan duro como pueden para hacer un seguimiento y verificar todos y cada uno de los informes", dijo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

El domingo en la noche, una segunda torre del edificio que había quedado en pie fue demolida ante la amenaza de la llegada del Huracán Elsa a las costas de la Florida. Las autoridades también temían que esta pusiera en peligro la vida de los rescatistas que trabajan a diario en la zona.