A punta de pistola, el famoso periodista fue secuestrado y le hicieron creer encañonado que lo iban a matar.

Anuncio

Hay bromas que son simplemente pesadas y otras que de tan pesadas terminan convertidas en historias de auténtico terror. Así fue la última que le jugaron a Gustavo Adolfo Infante sus amigos el Rey Grupero y Pedro Moctezuma, fingiendo un secuestro del conductor que del pánico sufrido terminó visitando un hospital.

En su canal de Youtube, el periodista que sacó a flote el grave caso de Frida Sofía y los presuntos abusos contra ella del padre de Alejandra Guzmán, Enrique Guzmán, reveló que durante la nada simpática broma, lo encañonaron y lloró al temer por su vida.

Al llegar a una falsa junta, organizada como cebo para sorprenderle, acudieron varios hombres enmascarados  de negro entre sonidos de disparos: "Volteo y enta un comando de 5 personas todas vestidas de negro con máscaras, de payaso, una de lobo y armados… La chava que estaba junto a mí veo que cae, casi me orino", reveló.

Gustavo Adolfo Infante
Credit: IG Gustavo Adolfo Infante

Después de cubrirle la cara y amedrentarle con insultos y vejaciones, lo llevaron escaleras abajo hasta meterlo en un camioneta, donde después de pegarle en la pantorrilla le gritaron: "¡No te muevas!"

"Oigo que se bajan, se suben, hablaban por radio. Yo muerto de pánico, traía un trapo negro en la cara, completito. Sentía respiraciones aquí atrás de mí. Yo pegado así contra un vidrio", recordó.

Gustavo Adolfo Infante

Después de muchas vueltas en el auto, lo bajaron y lo subieron a otro sitio donde estuvo retenido varios minutos más y le apuntaron en la frente con una pistola:

"Me sientan y de repente 'llegó la hora', me ponen una pistola aquí, supongo yo que traía silenciador, no exagero: 'ahora sí, te cargo la chin-' entonces yo así de no no no", confesó, rogando por su vida. "Así se quitan las máscaras y dicen esto es una broma para no se qué y me da un pastelazo el imbécil del Rey Grupero".

El periodista de De Primera Mano añadió que rompió a llorar, completamente descompuesto y que no firmó la autorización para cederles los derechos de reproducción de la broma.