El joven Nicholas Feliciano se encuentra en coma sin actividad cerebral luego de que los guardias supuestamente no intervinieran para evitar que se ahorcara en su celda.

By Isis Sauceda / L.A.
December 05, 2019 07:13 PM

Un joven de 18 años se encuentra en coma inducido luego de intentar suicidarse en la criticada cárcel de Rikers Island de Nueva York el día de Thanksgiving, sin que presuntamente los guardias que lo custodiaban intervinieran, pese a que observaron durante varios minutos su intento de quitarse la vida.

De acuerdo a informaciones de prensa, Nicholas Feliciano había sido trasladado a una celda especial tras haberse involucrado en una riña con otros siete internos en la que resultó herido en la cabeza.

Según The New York Times, en lugar de ser trasladado a la enfermería para curarle la herida, el joven con un historial de intentos de suicidio empezó a saltar de banca en banca sin camisa en la celda especial, hasta que intentó colgarse de una cañería con su propia ropa.

Dos personas presentes aseguraron al diario que los guardias observaron a través de cámaras de seguridad durante siete minutos el intento de suicidio sin que en ningún momento trataran de evitarlo.

Una vez finalmente descolgaron al joven, pasó media hora para que los servicios de emergencia lo sacaran de la cárcel para poder recibir asistencia médica, según esos mismos testigos. Actualmente, Feliciano se encuentra en el hospital en coma inducido y sin actividad cerebral.

El presidente del sindicato de guardias de prisión, Elias Husamudeen, defendió las acciones de los guardias implicados en el incidente.

“Sacan una historia de que cuatro agentes se detuvieron a ver por siete minutos [el intento de suicidio], cuando nada puede estar más lejos de la verdad. Eso jamás pasó”, aseguró a la página web Gothamist.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Feliciano fue arrestado el pasado 19 de noviembre y trasladado a Rikers por violar los términos de la libertad condicional en la que se encontraba como parte del cumplimiento de una condena por robo, según varias informaciones.

De acuerdo a Gothamist, aparentemente había viajado a Nueva Jersey a ver a su novia sin obtener el permiso requerido por su libertad condicional. Además, había dado positivo en una prueba de drogas, incumplido un tratamiento obligatorio y, según mensajes de texto encontrados en su teléfono personal, había comprado o intentado comprar un arma de fuego.

Bajo la legislación actual, los exreclusos que se encuentran en libertad condicional son inmediatamente arrestados por violar las condiciones de su libertad y pueden pasar semanas y meses antes de poder defenderse ante un juez.

Cuatro guardias han sido suspendidos y otros dos podrían serlo próximamente mientras se investiga su actuación, según el Times.

Años de incidentes, polémicas y denuncias de las condiciones de vida en Rikers llevaron recientemente a la ciudad de Nueva York a poner en marcha un plan que llevará a su cierre en un máximo de siete años.

Advertisement