Una mujer fue flagelada públicamente por tener relaciones sexuales antes de casarse: el público presente la filmó y le tomó fotos.

By Mayra Mangal
April 15, 2019 01:03 PM

Una mujer que tuvo relaciones sexuales antes del matrimonio fue flagelada en Indonesia ante una multitud que la fotografió y la grabó en video mientras era castigada a bastonazos.

Las estremecedoras escenas ocurrieron en la ciudad ultraconservadora de Banda Aceh, ubicada en la punta noroeste de la isla de Sumatra y que es la  única donde se observan las leyes shariah según el precepto musulmán.

En fotos distribuídas por la agencia APE se observa a la mujer de rodillas ante un verdugo, conocido como algojo, ataviado de pies a cabeza con una túnica negra, antifaz y guantes. Armado con un bastón el hombre la azotó frente a la nutrida multitud constituída principalmente por hombres que no se perdieron ni un detalle del castigo tomando fotos y video.

En escalofriantes imágenes se aprecia a la mujer arrodillada en el podio de cara a los caballeros mientras es azotada y algunos de ellos se ríen.

Al final del castigo la mujer fue escoltada por dos oficiales del sexo femenino que con cabeza gacha la sacaron del lugar.

HOTLI SIMANJUNTAK/EPA-EFE/REX/Shutterstock

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

De acuerdo con el diario Daily Mail grupos de derecha han criticado este tipo de castigos públicos y han pedido a Joko Widoo, presidente de Indonesia, que suspenda estas prácticas.

Sin embargo, dicha fuente asegura que las flagelaciones gozan de gran popularidad la provincia de Aceh, donde el 98% de sus cinco millones de residentes practican el islam.

En 2018 las autoridades de Aceh aseguraron que a partir de ese año las flagelaciones se llevarían a cabo a puerta cerrada, tras los muros de las prisiones locales. Sin embargo en algunos casos, la práctica continúa realizándose ante el ojo público.

Esta es la misma provincia donde el 2018 quedó prohibido el uso de WiFi tras descubrirse a menores de edad visitando sitios de Internet porno en vez de “estar estudiando el corán”. Ahí mismo, en el distrito de Bireuën, se prohibió que mujeres y hombres compartan una mesa en un restaurante o café público a menos de que estén unidos en matrimonio o que visiten el establecimiento en compañía de un pariente cercano.

 

Advertisement


EDIT POST