Una investigación del estado de California arrojó que Isauro Aguirre y otros reclusos condenados a muerte por asesinatos, como Scott Peterson y Cary Stayner, también se habrían beneficiado del sistema. Aquí los detalles del fraude.
Anuncio

Decenas de miles de reclusos en las cárceles de California, incluidos asesinos, violadores y condenados a muerte, están acusados ​​de estafar al Departamento de Desarrollo Laboral de California (EDD, por sus siglas en inglés) tras solicitar y recibir pagos por desempleo que el gobierno estatal ofreció a sus ciudadanos debido a la pandemia del coronavirus.

Según anunciaron fiscales de ese estado en una conferencia de prensa virtual este martes, Isauro Aguirre, quien recibió  la pena de muerte por la tortura y asesinato del niño Gabriel Fernández, fue uno de los reclusos que recibió ayuda porque se habría quedado sin empleo.

Gabriel Fernandez y Isauro Aguirre
Gabriel Fernandez y Isauro Aguirre
| Credit: Netflix; San Quentin State Prison

Reportes del diario Los Ángeles Times señalan que seis fiscales del distrito de California y un fiscal federal solicitaron la intervención del gobernador Gavin Newsom para detener los supuestos fraudes que se originaron en las cárceles del estado.

“Lo que estaba pasando es que la gente se postulaba desde la cárcel. Ellos estaban solicitando [ayuda económica] a través del Internet, que está disponible para ellos, y solicitaron beneficios del EDD. Por supuesto que no tienen derecho a ellos”, dijo Stephen Wagstaffe, fiscal de Distrito del Condado de San Mateo durante la reunión virtual.

“Lo hacían desde la cárcel, usando los teléfonos de la cárcel del condado y los iPads que les dan en la cárcel”, agregó Wagstaffe indignado.

Prisioneros
Credit: Getty Images

En la investigación se descubrió que más de $400,000 han sido desembolsados en beneficios estatales a los condenados a muerte, y más de $140 millones han ido a otras personas encarceladas en California, según informaron representantes del Distrito del Condado de Sacramento.

Además de Aguirre, otro recluso que supuestamente también se benefició del sistema es Scott Peterson, condenado por matar a su esposa embarazada en el 2002. Otro que se habría beneficiado tras las rejas: el asesino en serie Cary Stayner, quien fue encontrado culpable de matar a dos mujeres y dos niñas en 1999.

Scott Peterson
Credit: Bart Ah You-Pool/Getty Images

Funcionarios del EDD dijeron que sus reglas de confidencialidad les impedían confirmar que se habían pagado beneficios a reos. Newsom, por su parte, anunció la formación de un grupo de trabajo para abordar el problema. “El fraude por desempleo en las cárceles locales y estatales y federales es absolutamente inaceptable”, dijo en un comunicado.

“A principios de este año, lancé un equipo para... minimizar el abuso del sistema. Cuando vimos evidencia de fraude en las instalaciones correccionales, le ordené al Departamento de Desarrollo del Empleo que revisara sus prácticas y tomara acciones inmediatas para prevenir el fraude y responsabilizar a las personas cuando no se evita el fraude ", concluyó.