Las autoridades han acusado a la madre, el abuelo y el tío de la muerte de la pequeña Arely Doe, de 3 años, que falleció el pasado septiembre en un ritual exorcista.
Anuncio
Claudia Hernandez (Eliisa Santos) y su hija Arely Naomi Proctor
Credit: YouTube

Las autoridades han acusado a la madre, el abuelo y el tío de la pequeña Arely Doe, de 3 años, quien falleció el pasadoseptiembre mientras le hacían un supuesto exorcismo en una iglesia pentecostal de San José, CA.

De acuerdo con el diario The New York Times, el departamento de Policía de San José dijo que Claudia Hernández-Santos, la madre de la niña; René Hernández-Santos, su tío; y René Trigueros Hernández, su abuelo, habían sido acusados ​​de un delito grave de abuso infantil.

De acuerdo con los documentos del caso, los familiares de la pequeña estarían enfrentando una pena máxima de cadena perpetua si son declarados culpables.

Claudia Hernandez (Eliisa Santos) y su hija Arely Naomi Proctor
Credit: YouTube

El incidente tuvo lugar el 24 de septiembre en la Iglesia Apóstoles y Profetas cuando los familiares trataron de inducir a la niña a vomitar para que expulsara un supuesto "espíritu maligno", luego de que la noche anterior despertara llorando y gritando ininterrumpidamente, según las autoridades.

Los informes policiales indican que la niña fue llevada a la iglesia, donde entre oraciones y rezos la madre metió el dedo en la garganta de la hija mientras apretaba el cuello para inducir el vómito. Lo mismo hicieron su abuela y su tío, con tal de que la niña expulsara el supuesto espíritu maligno.

El abuelo de la niña dijo a los investigadores que ella había tratado de defenderse, tratando de morderle los brazos, y que vomitó un "líquido transparente/púrpura", según los informes.

El tío de la pequeña declaró que había presionado sus manos contra la espalda y el pecho mientras cerraba los ojos para orar, pero cuando abrió los ojos, unos 10 minutos después, Arely estaba muerta.

Claudia Hernandez (Eliisa Santos) y su hija Arely Naomi Proctor
Credit: YouTube

Las autoridades declararon que al momento de su muerte, Arely no había comido durante alrededor de 21 horas y solo había consumido alrededor de seis onzas de agua desde el día anterior.

También dijeron que la habían encontrado con "numerosos" hematomas en el cuello y la clavícula, inflamación del cerebro, heridas con objetos contundentes en el pecho y la espalda y hemorragia interna en el corazón, entre otras lesiones.

Los familiares de la pequeña fueron arrestados el pasado 11 de mayo. Los tres están detenidos sin derecho a fianza.

La autoridades declararon que la niña murió asfixiada y su muerte fue declarada un homicidio.