Mientras la familia LeBarón realiza los funerales de sus nueve miembros fallecidos aseguran que no saldrán "corriendo" de México.

By Mayra Mangal
November 08, 2019 03:45 PM

Decenas de familiares del clan LeBarón, Langford y Miller viajaron desde diversos puntos de Estados Unidos y México para reunirse y dar sepultura a sus nueve muertos por la masacre ocurrida este lunes en un camino rural donde se unen los estados de Sonora y Chihuahua.

“Eran inocentes, todos y cada uno de ellos”, dijo roto de dolor Lafe Langford Jr., primo de Rhonita Miller, una de las víctimas, durante su discurso en las exequias de este jueves. “Estas son circunstancias extremas, nunca pensé que sería testigo de estas atrocidades en mi vida”.

Múltiples integrantes de dichas familias cruzaron por el mismo camino donde sus parientes fueron ultimados, fuertemente protegidos por el ejército mexicano.

Y mientras este jueves se realizó el entierro de tres de los seis niños y tres mujeres fallecidos en la tragedia, continúan las pesquisas del gobierno mexicano para encontrar a los reponsables de disparar, por lo menos, 200 balazos en contra del convoy de tres autos de mujeres y niños de donde ciudadanía mexicana y estadounidense.

“Somos una familia de más de 5 mil miembros en nuestras comunidades y nuestras raíces ya están muy plantadas aquí en México, no tenemos pensado irnos”, declaró Lorenzo Widmar, primo de Rhonita una de las víctimas de la tragedia, al diario mexicano Milenio.

Dolorosas escenas de los funerales de una de las madres y sus cuatro hijos asesinados, celebradas este jueves en La Morita, Sonora. El viernes el cortejo viajará a Galeana, para enterrar al resto de los fallecidos.

Marco Ugarte/AP/Shutterstock
Marco Ugarte/AP/Shutterstock

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Por otra parte, Julián LeBarón, una de las figuras más prominentes de esta familia y crítico activo de la violencia y el crimen organizado en México declaró que en el seno de su hogar, en La Morita, Sonora, no hay “confusión” alguna de lo que causó la tragedia, como ha manejado el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Sabemos que las personas que dispararon conocían con precisión que los pasajeros del automóvil eran mujeres y niños, hay muchas evidencias, hay muchas pruebas”, expresó a la revista mexicana Proceso. “No hubo confusión a quiénes les estaban disparando, en lo que hay mucha confusión es en el por qué lo hicieron”.

Sobre el futuro de la familia, que tiene parte del clan esparcido por Utah, Arizona, North Dakota, Chihuahua y Sonora, LeBarón coincide: la familia seguirá firme y unida en tierras mexicanas. “Nosotros creemos que la libertad nos la dio Dios y entonces nosotros no sólo tenemos el derecho, sino el deber de defender lo que es nuestro mundo”, aseguró desafiante. “No vamos a quedarnos callados y tampoco vamos a dejar que la maldad se quede con lo que es nuestro”.

 

 

Advertisement