Surgen las primeras hipótesis sobre la masacre que le quitó la vida a nueve ciudadanos norteamericanos de las familias Lebarón y Langford en México.

Por Mayra Mangal
Noviembre 05, 2019
Anuncio

Una confusión, una llanta pinchada, un castigo por denunciar a la delincuencia. Estas son las tres primeras hipótesis que han surgido en México a solo horas de revelada la masacre en la que perdieron la vida nueve ciudadanos norteamericanos, seis de ellos menores de edad.

Familiares de las familias Lebarón y Langford perdieron la vida este lunes 4 de noviembre en una emboscada ocurrida a las 1:45 p.m., hora local, en un camino rural de Las Moras, municipio de Bavispe en el límite de Chihuahua con Sonora, al norte de México.

Criminales rociaron de balas al convoy de autos en que viajaba la familia, quemando uno de ellos. En redes se afirma que los LeBaron habían denunciado a las autoridades la presencia del crimen organizado en la zona y la presión que estaban ejerciendo sobre la familia de religión mormona, que se dedicaba al cultivo de la nuez y el pistache, entre otros.

Otros medios, como el Daily Mail indican que posiblemente la familia habría sufrido una llanta pinchada y que mientras reparaban el vehículo fueron emoboscados.

Una tercera hipótesis, ésta, surgida en México, indica que la familia fue confundida con narcotraficantes, como indicó César Augusto Peniche Espejel, fiscal general del estado de Chihuahua, según informa la revista Proceso. Por cierto que esta última versión ha indignado a muchos que se preguntan ¿cómo es posible que una familia con seis niños, dos de ellos bebés de ocho meses, pudieran ser confundidos con criminales?

Fotos que circulan en redes de uno de los ocho niños sobrevivientes de la masacre, una menor que sufrió un impacto de bala en la espalda:

Proceso indica que esta madrugada la Guardia Nacional trasladó por helicóptero a los heridos a Phoenix, Arizona para que reciban tratamiento médico.

Mientras tanto se indica que hay un detenido en Agua Prieta, una poblado colindante con Bavispe, sin indicar su identidad o conexión con los hechos.

“De parte de los Estados Unidos quiero expresar mis más profundas condolencias a las familias de las víctimas en los eventos ocurridos en Sierra Sonora/Chihuahua”, dijo por medio de un tuit Christopher Landau, Embajador de Estados Unidos en México.

Por su parte Claudia Pavlovich Arellano, gobernadora de Sonora dijo por la mismo vía: “No sé qué tipo de monstruos se atreverían a lastimar a mujeres y niños”. La funcionaria prometió que éste crimen no quedará impune.