La familia de la bebé Chloe Wiegand, quien murió tras caer de la ventana de un crucero en Puerto Rico, regresa a casa y prepara su funeral: "Están completamente destrozados", aseguran

By Mayra Mangal
July 11, 2019 03:33 PM

La familia de la bebé Chloe Wiegand, quien murió trágicamente este domingo tras caer de la ventana de un crucero en Puerto Rico, ha empredido su retorno a Indiana y ahora prepara el funeral de la bebé de solo año y medio. “Están absolutamente destrozados”, aseguró Michael Winkleman, el abogado que ahora representa a la familia.

Los padres de la bebé, así como su hermano y ambos pares de abuelos se alistaban este jueves para volver a Granger, su ciudad de residencia, y preparar los funerales de la nenita. La bebé cayó de una ventana ubicada en una zona infantil del onceavo piso del barco Freedom of the Seas, de la empresa Royal Caribbean, atracado en el muelle panamericano II de San Juan.

“Su meta única ahora mismo es llegar a casa y comenzar los arreglos de su funeral”, puntualizó el abogado en declaraciones reproducidas por el diario USA Today.”Están completamente destrozados. Han sido 72 terribles horas atrapados en Puerto Rico y están desesperados por llegar a casa lo más pronto posible para poder procesar su pena en familia”.

Hasta el momento de sus declaraciones -miércoles por la noche- el cuerpo de la niña estaba ya en poder de su familia, que trabajaba a todo vapor para conseguir que éste pudiese ser trasladado con ellos a bordo del mismo vuelo que los trasladará de San Juan a Indiana.

De acuerdo con múltiples fuentes, incluyendo la policía local, la bebé cayó al escaparse de las manos de uno de sus abuelos que al parecer la asomó a la ventana, cosa que la familia disputa.

A principios de semana Winkelman comunicó a los medios la versión de Salvatore Anello, de 52 años, el abuelo materno de la bebé a quien se responsabiliza por lo ocurrido. Según el abogado, Anello explicó que él y la pequeña Chloe estaban jugando en la zona de “kid’s water zone” del barco cuando ella le pidió que la alzara para mirar hacia la ventana.

Facebook

El abuelo la colocó en el borde de la ventana y la niña quiso “golpear el vidrio como lo hacen sus hermanos mayores en un juego de hockey”, aseguró Winkelman. “El abuelo pensó que ahí había un cristal como en todos lados, pero no lo había y ella se fue en un instante”.

El shock de la familia tras lo ocurrido fue tal, que tanto el abuelo como su mujer, su hija, nuero y abuelos paternos tuvieron que recibir atención médica por personal del crucero y fueron sedados, según revela el diario El Vocero.

El defensor de la familia Wiegand alega que en este caso hubo responsabilidad de terceros y ya amenazó con hacer todo cuanto esté en su “poder para hacer que se les encuentre culpables por lo que parece ser negligencia”.

A este punto la familia está buscando el video de las cámaras de seguridad donde ocurrió el incidente para determinar lo ocurrido.

Según Winkelman, Alan Wiegand, padre de la bebé, fue interrogado el miércoles por la policía de San Juan, lo mismo ocurrió con otros parientes de la bebé que se encontraban en dicho territorio. El hombre es detective de la policía de South Bend, en Indiana.

Desde el día mismo de lo ocurrido portavoces de la empresa Royal Caribbean expresaron su pesar por la muerte de la menor a bordo de una de sus embarcaciones, evitando emitir más comentarios.

Asímismo, José D. Sánchez Marchand, sargento de la División de Homicidios de San Juan, ha exclamado que en este accidente existen “varias posibilidades” y que incluso “pudo ser un homicidio”. “Pudo ser un asesinato. Pudo ser un accidente”, explicó. “Estamos en los primeros pasos de esta investigación. No hemos eliminado ninguna posibilidad”.

Advertisement


EDIT POST