La ex primera dama de Estados Unidos reveló que todavía enfrenta el racismo debido a su color de piel, durante una conferencia en Colorado.

By Lissy De La Rosa
July 27, 2017

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Michelle Obama, que le sirvió al país por ocho años como primera dama de Estados Unidos, dice que aún la juzgan por el color de su piel.

Obama hizo estas declaraciones durante la celebración número 30 de la Women's Foundation de Colorado (WFCO, por sus siglas en inglés). En su charla expuso qué obstáculos superó al convertirse en la primera dama afroamericana del país, dice la nota de People.

Lauren Casteel, la presidenta y CEO de la WFCO, cuestionó a Obama cuáles “cristales caídos” la habían cortado de manera más profunda al romperse el techo de cristal del racismo en la Casa Blanca.

“Los pedazos de vidrio roto que más me cortaron fueron los que tenían la intención de cortar”, dijo Obama, recoge el rotativo Denver Post. “Saber que después de ocho años de trabajar realmente duro por este país, todavía hay gente que no me ve por lo que soy debido a mi color de piel”.

Además, Michelle expuso que ser mujer le daba esa capacidad de resistencia, a pesar de ser constantemente derrumbada (esto en sentido figurado). Asimismo, reiteró que no se lanzará al ruedo político, pero que ayudará al país de otras maneras.

“El servicio público y el compromiso serán parte de mi vida y la de mi esposo para siempre”, dijo a los 8,500 asistentes reunidos en el recinto para escucharla hablar, según la nota del periódico.

La esposa de Barack Obama no habló abiertamente de política, pero sí tuvo un mensaje de motivación para la audiencia. “La gente en este país son universalmente buenos y nobles, y honestos y decentes… No tengan miedo del país donde viven. La gente aquí es buena”, apuntó Michelle.

Advertisement