Joshua David Fury se declaró culpable del asesinato de su esposa María Pew Weimelt. El hombre la estranguló porque ella quería terminar su relación.

Por Lena Hansen
Julio 16, 2020
Anuncio

Un hombre en Minnesota reportó a su esposa como desaparecida tras estrangularla. Joshua David Fury se declaró culpable de haber matado a su esposa el 30 de abril. Maria Pew Weimelt tenía planes de terminar su relación con él, según contaron los familiares de la víctima a las autoridades. "No hay ganadores en esta horrible muerte de nuestro ángel María. Una sentencia de 4 millones de meses no nos devuelve a María. Estamos siendo como María hubiese deseado que fuéramos… nobles, amorosos y dispuestos a usar nuestro dolor para terminar con la violencia doméstica", dice un mensaje que sus familiares publicaron en Facebook.

Documentos de la corte confirman que Fury admitió haber estrangulado a Pew Weimelt después de discutir con ella. El hombre escondió el cadáver de su esposa en un hueco debajo de su casa antes de fingir que estaba desaparecida, reportaron los medios locales KARE11, WCCO y KSTP.

Fury inicialmente le dijo a la policía que su esposa había salido a caminar y no había regresado a la casa. La policía buscó dentro de la casa de la pareja, pero no encontró nada sospechoso. Los familiares de Pew Weimelt aseguraron a las autoridades que Fury era "controlador y posesivo", y ella quería dejarlo.

La policía volvió a buscar en la vivienda y esta vez encontraron el cadáver de la joven escondido en un espacio debajo de la casa. La mujer tenía un plástico negro amarrado en el rostro, tapándole la boca y la nariz. Se espera que Fury sea sentenciado a 38 años en prisión y tendrá que presentarse ante un juez el 31 de julio.

Después de la muerte de Pew Weimelt, su familia compartió un mensaje para crear conciencia sobre la violencia doméstica. "María es una de 15 mujeres que han sido asesinadas por sus parejas en Minnesota este año. Eso tiene que acabar. Esos asesinatos dejaron a miles de familiares, padres, primos, tías, tíos, vecinos, policías y miembros de la comunidad sintiéndose abusados y traumatizados. Esto tiene que parar."

Si usted o alguien que conoce es víctima de violencia doméstica, llame al  1-800-799-7233 o visite thehotline.org para buscar ayuda. Todas las llamadas son gratuitas y confidenciales. Puede llamar a cualquier hora y se habla español.