La novia no paraba de llorar... pero sus lágrimas no eran de felicidad. Mira por qué

Por Celeste Rodas de Juárez
Diciembre 29, 2017
Anuncio

Aunque uno de los momentos más esperados de una boda es cuando la novia camina hacia su novio, en la boda de una joven de Nebraska llamada Christine Jo Miller, esa caminata fue un verdadero suplicio, pues estaba luchando una fuerte alergia ¡que le provocaron las flores que usó para adornar su casamiento!

Mientras caminaba hacia su futuro esposo, Jonathan Miller, los ojos de la novia no paraban de lagrimear, y según declaró ella al programa Inside Edition, “Era la persona que más asustada se miraba en su boda… ¡Tenía tanto dolor!” Y lo que es peor: “Nadie sabía qué hacer”.

El problema surgió cuando ella decidió hacer los arreglos de su ceremonia el día anterior de la boda. Como ésta se realizaría en la propiedad familiar de 29 acres, pensó que sería un lindo detalle cortar algunas de las flores de allí y colocarlas en sus adornos. Unas de esas flores, llamadas “Snow of the Mountain”, la envenenaron.

La reacción fue tan fuerte, que antes de la ceremonia, la muchacha y su mamá fueron a una clínica cercana para que la trataran. Sin embargo, estaba cerrada, así es que tuvo que ir a la boda con el rostro rojo, los ojos hinchados y sintiéndose tan mal que ni siquiera pudo ver a su esposo cuando estaban diciéndose los votos matrimoniales.

Pero eso no fue todo: su velo se le cayó dos veces, al novio se le olvidaron loss anillos, y el ministro que los estaba casando apresuró la ceremonia pues notaba que ella no estaba bien. Así las cosas, en cuanto él terminó, los Miller no fueron directamente a su recepción, sino al hospital.

Felizmente, con la ayuda de los médicos Christine Jo Miller se sintió mejor y, unos momentos después, pudo estar presente en la recepción para festejar junto a su paciente esposo que, a pesar de los obstáculos, ya estaban casados.