Un niño de 5 años murió luego de permanecer por horas dentro de la van de su guardería en West Memphis, Arkansas; aseguran que el vehículo alcanzó los 141 grados Farenheit.

By Mayra Mangal
June 13, 2017 10:05 AM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Un niñito de 5 años murió este lunes en Arkansas, luego de que los encargados de llevarlo a la guardería en una van lo dejaran abandonado en el vehículo todo el día y en medio de altas temperaturas.

Según portavoces de la policía de West Memphis, el niñito fue recogido de su hogar antes de las 7:00 a.m. para ir a la guardería. Se cree que el niño se quedó dormido en su asiento infantil y cuando llegaron al plantel los encargados olvidaron bajarlo, dejándolo dentro del vehículo que quedó en el estacionamiento de Ascent Day Child Care, la institución a la que acudía el menor.

Hacia las 3:00 p.m., cuando llegó el momento de volver a casa, personal del centro infantil encontró al menor sin vida, aún sentado en su booster seat. La policía fue llamada de inmediato.

La destrozada madre del niñito declinó hacer declaraciones al respecto, pero según la estación local WMC, afiliada de CNN, cerca de las 6:30 a.m. la madre había firmado un papel indicando que su hijo había sido recogido y que estaba a bordo de la van. Se estima que el menor llegó al estacionamiento del plantel hacia las 7:15 a.m. y desde ese momento se quedó en el vehículo.

“Se puede ver cómo mi nieto sufrió dentro de esa van”, dijo a WMC la abuela del menor, Carrie Smith, encargada de recoger al niñito todos los días cuando volvía a casa. “Esto no está bien”.

Las temperaturas en Arkansas alcanzaron este lunes los 80 grados, lo que pudo provocar que el interior de la van donde se encontraba el menor llegara a alcanzar, por lo menos, los 114 grados Farenheit a solo 30 minutos de permanecer estacionado. Sin embargo, investigadores a cargo del caso aseguran que en este caso, la van llegó a alcanzar los 141 grados al punto más alto del calor.

Según ActionNews5.com, Ascent Day Child Care no tiene historial de quejas. “Algo debió haberlos distraído para no haber visto al niño en todo el día”, aseguró a dicha estación un antiguo empleado de la guardería, quien habló en condiciones de anonimato. “Ellos siempre van y revisan y vuelven a revisar, salen y vuelven a revisar”, aseguró.

Tanto la policía de West Memphis, como el Departamento de Servicios Humanos de Arkansas abrieron una investigación de los hechos para determinar el motivo de los hechos.

Advertisement