Marlen Ochoa, de 19 años, desapareció el pasado 23 de abril cuando iba a recoger una ropa que le había donado alguien que conoció por Facebook.

By Mayra Mangal
May 16, 2019 11:03 AM

La policía de Chicago confirmó este miércoles el hallazgo de los restos de Marlen Ochoa, una joven madre hispana de 19 años que estaba embarazada y quien desapreció sin dejar rastro en abril. Cuatro personas fueron detenidas antes del hallazgo del cadáver que estaba abandonado en un bote de la basura en la parte trasera de una vivienda ubicada en el barrio de Southside. Peritos determinaron que a la mujer le habían arrancado el bebé del vientre poco después de morir estrangulada.

La víctima fue vista por última vez el 23 de abril cuando salió de la escuela donde cursaba estudios de bachillerato, la Latino Youth High School. La adolescente iría a recoger a su hijo mayor en la guardería Teddy Bear Day Care, ubicada en el 51st Street y Pulaski Avenue, pero nunca llegó.

Según su marido, Yovany Lopez, Ochoa le mandó un mensaje de texto hacia las 3:00 p.m. para decirle que estaba muy cansada para manejar y a partir de ahí no se supo más de ella, según confirma CBS-2 Chicago.

Su desaparición desató una incansable búsqueda para dar con la mujer que fue vista por última vez en el barrio de La Villita. “Ella no puede desaparecer simplemente así”, lamentó su madre, Raquel Uriostegui a reporteros. La familia explicó que Ochoa había entrado en contacto con un supuesto grupo de madres en Facebook y que ahí ella pidió donativos de ropa para el bebé que esperaba. Una de esas personas le contestó y le dijo que esperara “dos semanas” y que pronto le obsequiaría ropa que no necesitaba más.

Dicha persona citó a Ochoa en la intersección de  West 79th Street y South Pulaski Road, una esquina ubicada a solo unas calles de donde se encontró el cuerpo, según reporta The Washington Post.

Chicago Police Department

Por otra parte el mismo día que la mujer desapareció, el 911 recibió un llamado hecho desde la vivienda donde se encontró el cadáver, reportando que alguien “de 46 años” había dado a luz y que el bebé estaba pálido y azulado y que no respiraba, según audio obtenido por la estación WLS. Vecinos reportaron que habían visto a una mujer saliendo de la casa con una camisa ensangrentada y cargando a un recién nacido y gritando: “Acabo de tener un bebé y no está respirando”.

Por su parte, un portavoz del departamento de bomberos confirmó que el 23 de abril se recibió una llamada pidiendo una ambulancia para transportar a un bebé desde la dirección en cuestión y que ésta fue recibida hacia las 6:10 p.m., hora local, , según informa CBS-2.

El bebé fue llevado a un hospital en condición crítica y hasta la fecha permanece ahí en condición “grave”, según reveló Anthony Guglielmi, portavoz de la Policía de Chicago.

Este miércoles por la noche el marido de la víctima habló ante los reporteros a las afuera de la oficina del forense local y entre lágrimas exclamó: “¿Por qué esta gente mala hizo esto? ella no les hizo nada. Ella era una buena persona.

 

Advertisement


EDIT POST