El abogado del capo mexicano confirma que el propósito de su reunión clandestina con  la actriz mexicana y el actor estadounidense era que se hiciera un película y un libro de su vida.

By Joaquim Utset
November 15, 2018 03:03 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El capo del cartel de Sinaloa Joaquín el Chapo Guzmán tenía un gran interés en el famoso encuentro clandestino que sostuvo con la actriz Kate del Castillo y el actor Sean Penn en su oculto refugio en las montañas: un libro y una película sobre su vida.

Así lo reveló su abogado Jeffrey Lichtman en el juicio al capo mexicano que empezó esta semana en un tribunal federal de Brooklyn, Nueva York. en el que se espera que la fiscalía muestre la entrevista y el video del narco con el actor.

“Es una prueba crucial”, aseguró el miércoles en su alegato inicial Lichtman de la entrevista de Penn al narco en la revista Rolling Stone de Penn, en la que se inculpa de traficar con drogas.

“Al Chapo le gustaba la popularidad, el ser conocido”, admitió el letrado, quien señaló al jurado que el interés de su defendido en la reunión con Del Castillo y Penn era hacerse más conocido.

“Verán que era un intento del señor Guzmán para que se hiciera un libro y una película sobre él”, agregó el letrado.

Esa explicación se enmarca en el argumento de la defensa del Chapo de que su cliente, en realidad, no era el omnipotente capo del narcotráfico que pinta la fiscalía, ni el verdadero jefe del cartel de Sinaloa, sino una “mito” alentado por las autoridades para desviar la atención de los verdaderos responsables del cartel.

En particular, Lichtman ha señalado al septuagenario Ismael el Mayo Zambada, quien nunca ha sido capturado pese a estar bajo orden de búsqueda, como el auténtico jefe del cartel de Sinaloa y el mayor narcotraficante de México.

“Mientras el Chapo tenía que huir de la justicia, Mayo Zambada vivía muy tranquilo”, agregó el abogado, quien acusó a las altas autoridades del Gobierno mexicano de proteger a Zambada a cambio de sobornos.

El conocido encuentro de Guzmán con Penn y Del Castillo, quien tenía interés en una producción cinematográfica sobre la vida de su compatriota, se produjo en octubre de 2015 tras unas largas negociaciones entre la actriz y el entorno del capo, que en ese momento era uno de los hombres más buscados del mundo tras escaparse por segunda vez de un penal mexicano.

La entrevista con el Chapo se mantuvo en secreto hasta el arresto del Guzmán en enero de 2016, cuando Rolling Stone la publicó en su web junto a varios videos. Al instante se armó un enorme revuelo, que en el caso de Del Castillo se tradujo en graves problemas legales en su país.

La protagonista de La reina del sur finalmente pudo solucionar sus diferencias con las autoridades judiciales mexicanas y acabó estrenando un documental, Cuando conocí al Chapo (Netflix), sobre todo este episodio. Lo que no se salvó fue su relación con Penn, a quien culpó de haberla dejado en la estacada cuando estalló el escándalo.

La fiscalía federal acusa a Guzmán de liderar una compleja organización criminal con sede en Sinaloa que durante tres décadas y mediante métodos brutales -entre ellos miles de asesinatos- logró entrar a Estados Unidos cargamentos de droga valorados en $14,000 millones.

En total, le imputan 17 cargos por narcotráfico, organización criminal y soborno, de los que si es encontrado culpable podría ser condenado a cadena perpetua.

Advertisement


EDIT POST