Uno de los testigos de la fiscalía aseguró en el juicio a Guzmán que consumió marihuana con el capo mexicano en su escondite en las cumbres de la sierra cerca de Culiacán, México.

December 12, 2018 05:39 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En su famosa entrevista con Sean Penn, Joaquín el Chapo Guzmán aseguró que había probado las drogas, pero hacía más de 20 años que no consumía. Eso es falso, al menos según lo que contó este miércoles uno de los testigos del juicio que se le celebra al jefe del cartel de Sinaloa en el tribunal federal de Brooklyn.

El convicto narcotraficante colombiano Jorge Cifuentes, entre las muchas cosas que contó en sus dos días de testimonio, recordó que en una de las visitas al escondite del Chapo en las cumbres de la sierra en Sinaloa probaron la marihuana que el capo mexicano cultivaba en los campos de alrededor.

Cifuentes había viajado a México en 2009, siempre según su testimonio, para conversar con su socio mexicano del fracaso de un cargamento de 6 toneladas de cocaína que había sido interceptado por las autoridades estadounidenses en las bodegas de un pesquero peruano en pleno Pacífico.

A preguntas de la fiscalía, el testigo contó que en los campos de las cumbres de la sierra donde se ocultaba el Chapo se podían ver extensos campos de amapola, de la que se produce la heroína, y de marihuana, la droga con la que Guzmán empezó su carrera de narco en su adolescencia.

Así que decidió probarla y el Chapo se le unió. “La fumé y me dijo: ‘a mí no me hace nada'”, apuntó el testigo, quien admitió que en su caso consumía marihuana al menos cada ocho días. “Me tranquiliza”.

El relato de Cifuentes contradice la respuesta que Guzmán le dio a Penn cuando en su famoso encuentro en ese mismo escondite junto a Kate del Castillo, el jefe del cartel de Sinaloa le aseguró que llevaba dos décadas sin probar la droga.

“No señor. Hace muchos años, sí, las probé. Pero, ¿un adicto? No”, respondió el Chapo en la entrevista publicada por la revista Rolling Stone. “No he consumido droga en los últimos 20 años”.

El Chapo no fue el único narco con el que Cifuentes consumió droga durante sus vistas a México para acordar el envío de cargamentos de cocaína, primero en aviones y luego en barcos pesqueros. Contó que era normal en ese mundo darse una pasada de cocaína de tanto en cuanto.

En una ocasión, el socio del Chapo, Ismael el Mayo Zambada, le invitó en 2008 a probar una muestra del cargamento de 6 toneladas de coca que acababa de hacer llegar a México ocultas en un barco tiburones peruano. “Esta es de la que mandaste”, le comentó mientras se daban las rayas el mexicano, quien dio su aprobación a la mercancía.

“Dijo que estaba buena, no era la mejor, pero era de calidad comercial”, apuntó Cifuentes. Pese al éxito de la operación, por la que el cartel ingresó millones de dólares, el colombiano se tuvo que conformar con esa probadita como toda remuneración, ya que no le abonaron su comisión del 25%. “Nunca me pagaron”.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST