Unos padres de familia aseguran que Patrick Crusius, el presunto autor de la masacre de #ElPaso, quiso meter a su hijo a un grupo supremacista blanco.

By Mayra Mangal
August 07, 2019 02:51 PM

Los padres de un joven residente en el condado de Collin, en Texas, aseguran que hace dos años el asesino que perpetró la masacre de El Paso -donde perdieron la vida 22 personas- intentó reclutar a su hijo a un grupo de supremacistas blancos. La familia ha salido a contar la historia asegurando que en su momento reportaron lo ocurrido al FBI y la policía, pero que no revelaron la identidad del muchacho en aquel entonces.

El padre de la familia -cuya identidad no ha sido revelada por temor a represalias- contó que cuando se enteró de lo sucedido en El Paso supo de inmediato que esto estaba conectado con aquel deplorable episodio familiar.

El hombre contó que en cuanto se dio a conocer el nombre de Patrick Crusius como el presunto autor de la masacre, la familia supo instantáneamente que aquel era el mismo sujeto que trató de meter a su hijo a un pequeño grupo local de supremacistas. “Fue como que de pronto estallaron fuegos artificiales, simplemente dio en el clavo”, exclamó en declaraciones reproducidas por la cadena WFAA-8, en Texas.

“[Nuestro hijo] hablaba de Patrick de una forma como que lo glorificaba”, explicó el hombre. “Primero [le dieron] un boletín, luego se convirtieron en amigos suyos”, agregó la mamá. “Me salí de mis cabales. [Le dije a mi hijo] Tú sabes que esto no está bien, nosotros te dimos una mejor educación'”.

La familia contó lo sucedido a la Policía del Departamento de Allen, que ha confirmado la versión y dijeron que no estaban al tanto de que en su reporte la familia haya mencionado a Crusius por su nombre.

Numerosas organizaciones trabajan para contrarrestar la creciente ola de racismo en el país:

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Lamentablemente, los padres aseguran que no tienen una relación cercana con su hijo y que el contacto con él es mínimo, sin embargo están seguros que desde su graduación hace dos años no volvió a entrar en contacto con el presunto asesino. El sábado pasado, cuando ocurrió la masacre, hablaron por última vez con el joven.

Crusius fue arrestado en el mismo lugar donde acabó con la vida de 19 personas -3 más fallecieron en un hospital de El Paso-. Su caso ha estremecido hasta a los policías más experimentados quienes contaron a CNN que cuando el muchacho fue arrestado tenía un “rostro de piedra” que no mostraba ni clemencia ni arrepentimiento alguno.

“Era una mirada que nunca había visto antes y eso que llevo 31 años en las fuerzas [del orden]”, explicó el sargento Enrique Carrillo de la Policía de El Paso. “He visto a asesinos, a ladrones, pero nada como esto”.

 

Advertisement