Diversas asociaciones hispanas se han pronunciado contra la agresión a estos hombres de origen cubano que tuvieron que acudir a un hospital ante las lesiones.

Por Carolina Amézquita Pino
Octubre 12, 2020
Anuncio

Un desagradable momento sufrieron los músicos Lorenzo Molina y Orlando Morales cuando se encontraban departiendo en un bar ubicado en Tennessee, Estados Unidos, de nombre Tony's Eat & Drink. Mientras mantenían una conversación en español y esperaban en la fila para el baño, fueron agredidos a golpes por dos sujetos que les ocasionaron serias lesiones; por lo cual, las víctimas acudieron al Centro Médico Vanderbilt.

“Mi amigo y yo fuimos brutalmente atacados en un bar porque estábamos hablando en español”, explicó Molina en una recaudación de fondos mediante GoFyndMe. “Sufrimos de golpes en la cara, en la parte de atrás de la cabeza, en los ojos y la espalda que nos dejaron hematomas”.

De acuerdo con el mencionado medio, algunos testigos informaron que la razón de esa fuerte golpiza se debe a que los hombres de origen cubano estaban hablando en español.

“Mi amigo no se encuentra [Orlando Morales] bien”, explicó a OnCuba. “A Orlando le partieron la nariz, sufrió de sangramiento interno en su cara; en fin algo bien desagradable”.

Molina reveló que los agresores les lanzaban golpes al tiempo de que les exigían que hablaran en inglés. Por su parte, la policía local aseguró que no recibió reporte alguno sobre el incidente; sin embargo, actualmente, están ofreciendo una recompensa de mil dólares por quien identifique a los agresores.

“Nadie ha sido acusado, pero este caso claramente tiene nuestra atención y estamos comprometidos a responsabilizar a cualquiera que perpetra un asalto violento como este”, mencionaron las autoridades locales en una nota. “Las lesiones de la víctima son graves, pero no se cree que pongan en peligro la vida”.

Lorenzo Molina y Orlando Morales son integrantes de The Mavericks, un grupo de música country fundado en 1989 en Florida. Diversas agrupaciones hispanas se han pronunciado para reprobar este hecho y esperan alguna reprimenda para los atacantes. Por su parte, el lugar donde ocurrió el desafortunado evento se deslindó de cualquier responsabilidad y aseguró que  “no apoyan el racismo” ni permiten crímenes de odio; por lo tanto, “estamos tomando este asunto seriamente”.