Los niños de 12 y 14 años habrían escapado de una casa hogar. ¿Cómo consiguieron el arma?

Por Isis Sauceda
Junio 02, 2021
Anuncio

Dos adolescentes de la Florida que escaparon de una casa hogar infantil terminaron en el hospital tras un enfrentamiento a tiros con la policía.

Las autoridades confirmaron que los menores, un varón de 12 años y una joven de 14, abrieron fuego contra los agentes que respondían a una llamada de emergencia en el condado de Volusia.

La oficina del sheriff informó que los sospechosos, que intentaban robar una casa, empezaron a disparar contra de los agentes con un fusil AK-47 propiedad del dueño del hogar.

"Intentamos rebajar [la situación], lanzamos un teléfono celular dentro de la casa, intentamos hablar con ellos, la [niña] de 14 años sale del garaje con una escopeta, la apunta a los agentes, y a pesar de las advertencias para que la suelte, se regresa al garaje, sale una segunda vez y ahí los oficiales abren fuego luego de haber recibido varios disparos", informó el sheriff Mike Chitwood, durante una conferencia de prensa, según People.

12 and 14 year old open fire on deputies
Credit: Volusia Sheriff's Office

La joven fue transportada al Hospital Regional Central de la Florida con heridas graves. Afortunadamente, se encuentra en condición estable, reportó la estación local WESH 2 News.

El adolescente, quien aparentemente era quien empleó el poderoso fusil, se entregó cuando la joven fue abatida. Se le trasladó al hospital con un cuadro diabético.

"Los oficiales hicieron todo lo que pudieron para desescalar [la situación] y casi pierden la vida a manos de unos [niños] de 12 y 14 años", comentó Chitwood. "Si no fuese por su entrenamiento y supervisión… alguien hubiese muerto".

De acuerdo a la oficina del sheriff, los niños habían escapado de la casa hogar Florida United Methodist Children's Home, horas antes del incidente. Fueron reportados desaparecidos alrededor de las 5 de la tarde, cerca de dos horas y media antes del intento de robo. Los agentes realizaban una intensa búsqueda cuando un testigo los alertó de un posible robo en curso en una casa de la localidad.

Los agentes contactaron al dueño de la propiedad, quien confesó que tenía varias armas de fuego y numerosa munición. Por el momento, no se han presentado cargos criminales contra los jóvenes.