By Dave Quinn
February 16, 2018 02:45 PM

Un explosivo nuevo reporte de The New Yorker sostiene que Donald Trump tuvo una relación sexual consensual con Karen McDougal, quien fuera Playmate of the Year de Playboy, durante su matrimonio con Melania.

La historia —titulada “Donald Trump, una modelo de Playboy y un sistema para encubrir la infidelidad”— es obra del periodista Ronan Farrow, quien ayudó a exponer las alegaciones de conducta sexual inapropiada contra el desacreditado magnate de Hollywood Harvey Weinstein. (Farrow es también el hijo de la actriz Mia Farrow y está enemistado con su padre, Woody Allen.)

En esta, Farrow detalla el elaborado sistema de encubrimiento que supuestamente puso en acción el antiguo conductor de Celebrity Apprentice para ocultar y proteger sus aventuras extramaritales antes de la presidencia, asegurando que Trump echó mano de “reuniones clandestinas en habitaciones de hotel, pagos y complejos acuerdos legales para mantener sus affaires —en ocasiones múltiples encuentros sexuales que llevaba a cabo simultáneamente— fuera del alcance de la prensa”.

Crucial para esos esfuerzos era la estrecha relación de Trump con David Pecker —editor de la revista National Enquirer de American Media, Inc. y su CEO y presidente— quien se refiere al primer mandatario como “un amigo personal”, reporta Farrow. Presuntamente, la empresa compraba los derechos exclusivos de una historia con el fin de enterrarla, una práctica conocida en las industria de la prensa sensacionalista como “atrapar y matar”.

Presuntamente, McDougal recibía $150,000 por los derechos de su historia (American Media, Inc., o A.M.I., no lo publicó porque no “les pareció creíble”, declararon a The New Yorker). También fue supuestamente contratada para escribir casi cien columnas sobre el envejecimiento y el bienestar, y ser “destacada prominentemente” en dos portadas de la revista (hasta la fecha, ha aparecido en una portada y ha publicado nueve columnas). Según se informa, desde entonces A.M.I. ha hablado con McDougal en diferentes ocasiones acerca de la extensión de su contrato.

“Me privaron de mis derechos”, afirmó McDougal a Farrow, a la vez que rehusó dar detalles de su supuesto affaire con Trump a The New Yorker por temor a represalias. “En este punto, siento que no puedo hablar de nada sin meterme en problemas, ya que no sé lo que puedo decir y lo que no. No me atrevo ni a mencionar su nombre”.

Dylan Howard, director de contenido de A.M.I., no respondió inmediatamente a la revista People, pero A.M.I. declaró a The New Yorker que una enmienda hecha al contrato de McDougal y firmada después del triunfo de Trump en las elecciones presidenciales, le permitía “responder a preguntas legítimas por parte de la prensa” en relación al affaire.

Sin embargo, Farrow logró obtener una declaración de ocho páginas manuscritas sobre la presunta relación sexual de McDougal con Trump, la cual ella confirmó era de su autoría. En esta, McDougal asegura que conoció a Trump en el 2006 durante una grabación de The Apprentice en la Mansion Playboy en Los Ángeles.

Trump “inmediatamente se sintió atraído por mí y empezó a hablarme —diciéndome lo bella que era, etc.”, escribió McDougal. Le pidió su número de teléfono, según ella, y más adelante cenaron en un bungaló privado del Hotel Beverly Hills. A continuación, tuvieron sexo consensual, afirma. Esto fue menos de dos años después de que Trump contrajera matrimonio con Melania y unos meses después del nacimiento de su hijo Barron, de 11 años.

El affaire continuó durante nueve meses y finalizó en abril del 2007, de acuerdo a McDougal. Esta viajó con él al campeonato de golf American Century Celebrity en el Edgewood Resort de Lake Tahoe en julio del 2006. También estuvo en la fiesta de lanzamiento de Trump Vodka, la ya desaparecida marca de licor de Trump, en Los Ángeles en enero del 2007.

During the course of it, she alleged Trump took pains to avoid connecting her expenses back to him. “No paper trails for him,” she wrote. “In fact, every time I flew to meet him, I booked/paid for flight + hotel + he reimbursed me.”

McDougal also claimed that Trump once gave her a tour of Trump Tower and his Bedminster, New Jersey, golf club — pointing out Melania’s separate bedroom. “He said she liked her space to read or be alone,” McDougal wrote.

Trump often sent McDougal favorable articles about his businesses and showered her with merchandise from his golf courses, she claimed. He allegedly promised to buy her an apartment in New York as a Christmas present.

White House reps did not immediately respond to PEOPLE’s request for comment, but told The New Yorker that Trump denies having had an affair with McDougal: “This is an old story that is just more fake news. The President says he never had a relationship with McDougal.”

Durante el transcurso del mismo, la mujer asegura que Trump se esforzó mucho para que los gastos de ella no pudieran ser relacionados con él. “No hay ninguna prueba”, escribió. “De hecho, cada vez que viajé para encontrarme con él yo misma hacía la reserva y pagaba el vuelo + hotel + él me reembolsaba”.

McDougal también sostiene que Trump le dio una vez un tour de Trump Tower y de su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey —señalándole la habitación separada de Melania. “Mencionó que a ella le gustaba tener su propio espacio para leer o estar sola”, escribió McDougal.

Trump le enviaba frecuentemente a McDougal artículos favorables sobre sus negocios y la cubría de mercancía de sus campos de golf, según esta. Presuntamente le prometió comprarle un apartamento en Nueva York como regalo de Navidad.

Representantes de la Casa Blanca no respondieron inmediatamente a la revista People, pero declararon a The New Yorker que Trump niega haber tenido un affaire con McDougal: “Esta es una vieja historia que no es otra cosa que más fake news. El presidente asegura no haber tenido nunca una relación con McDougal”.

El informe de Farrow sale a la luz tres días después de que el abogado de toda la vida de Trump, Michael D. Cohen, admitiera haber hecho un pago de $130,000 de su propio bolsillo a la estrella del cine porno Stormy Daniels catalogándolo como “una transacción privada”. (Trump también tuvo un presunto encuentro con Daniels en Lake Tahoe pocos meses después del nacimiento de Barron.)

The Wall Street Journal reportó inicialmente el pago en enero, argumentando que tuvo lugar un mes antes de las elecciones del 2016 y a Daniels le fue exigido silencio sobre el presunto affaire. La revista In Touch publicó más adelante fragmentos de una archivada entrevista del 2011 con Daniels en que hablaba de su supuesta relación sexual con Trump, la cual aseguró tuvo lugar en julio del 2006.

La casa Blanca niega que el affaire haya tenido lugar, declarando al Wall Street Journal el mes pasado: “Estos son informes antiguos, reciclados, que fueron publicados y enfáticamente negados con anterioridad a las elecciones”.

  • Traducido por Carmen Orozco
Advertisement


EDIT POST