El presidente declaró que Puerto Rico está "en serios problemas" y anunció que viajará a la isla azotada por el huracán María.

By Mayra Mangal
September 26, 2017 12:18 PM

Tras una verdadera lluvia de críticas por su respuesta a la crisis que vive Puerto Rico tras el paso del huracán María, el presidente Donald Trump anunció que el próximo martes viajará a la isla para supervisar las labores de ayuda y reconstrucción.

“Tuvieron vientos de 200 millas por hora, ni en Texas se vieron vientos de 200 millas por hora”, dijo el mandatario en un breve encuentro de la prensa al inicio de un reunión con líderes del Congreso en la Casa Blanca, en el que admitió que la Isla del Encanto está “literalmente destruida”.

Defendió la respuesta de su gobierno a la grave situación en el territorio estadounidense y quiso evitar las comparaciones con las acciones en otras zonas del país recientemente afectadas por desastres naturales.

“Nos han dado muy buenas notas en Texas y Florida, y nos la darán en Puerto Rico”, señaló. “”La diferencia es que esta isla está en medio del océano. Es un gran océano, es un gran, gran océano (sic). Y nosotros vamos a hacer un gran trabajo”.

El presidente reiteró que los puertorriqueños son una gente “fantástica” a la que se les mandará unas “cantidades inmensas” de agua, comida y suministros. “Yo crecí en Nueva York así que conozco a muchos puertorriqueños.”

En unos tuits que compartió horas antes, Trump quiso dejar claro que no se ha olvidado de la isla.

“Comida, agua y [equipo] médico son las prioridades más altas”, dijo Trump, quien dio crédito a la Agencia de Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) por su trabajo.

“[Puerto Rico] está literalmente destruído”, continuó en su mensaje, asegurando que la ayuda federal están arribando a la isla “cada hora”.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Advertisement


EDIT POST