La familia de Dominick Krankall dice que llevaba todo un año siendo aterrorizado por el vecino que presuntamente luego le quemó el rostro.
Anuncio
Dominick Krankall
Dominick Krankall
| Credit: GoFundme

El pequeño Dominick Krankall terminó con quemaduras de segundo y tercer grado en su rostro luego de que otro niño de 8 años le arrojara una pelota con fuego a finales de abril en Connecticut.

Ahora se conoce que el agresor estuvo acosando a Dominick por todo un año y que esta no era la primera vez que lo agredía físicamente.

Maria Rua, madre de la víctima, declaró al DailyMail que su hijo está emocionalmente marcado por la intimidación desde hace un año, cuando la familia se mudó a Bridgeport.

Según contó, su hijo había sido aterrorizado por su vecino de 8 años y su hermano de 11, pero por razones económicas no se habían podido mudar a otro vecindario para huir de los acosadores.

Dominik Krankall, fuego; bullying
Credit: GoFundMe

La madre relató que el presunto acosador de su hijo una vez lo golpeó tan fuerte con una almohada que se cayó hacia atrás, sufrió una conmoción cerebral y fue ingresado en el hospital durante la noche para ser monitoreado.

En otra ocasión, el acusado persiguió a su hijo con un hacha y hasta quemaron la bicicleta de Dominick.

Incluso Rua dijo que en varias ocasiones ha hablado con la madre del vecino, pero ha ignorado todas sus quejas, e incluso ahora niega que su hijo haya causado las lesiones en Dominick, a pesar de que ya se conoce que las quemaduras del pequeño fueron ocasionadas luego de que le tiraran una pelota de tenis encendida y rociada con gasolina el pasado 24 de abril mientras jugaban juntos.

"Ella lo niega y nunca admitirá que su hijo hizo algo malo", declaró Rua.

El día del incidente Dominick entró corriendo a su casa gritando: '¡Mami, ayúdame! ¡Me prendieron fuego!', de acuerdo con el relato de la madre.

Dominik Krankall, fuego; bullying
Credit: GoFundMe

Aunque el niño se está recuperando y ayuda a los médicos a cambiar su vendaje y tomar su propia medicina, la madre afirma que necesitará una cirugía en la frente por las secuelas que dejarán las quemaduras, por lo cual han creado una campaña de recaudación de fondos en GoFundme.

"Había perdido las cejas y parte del cabello. Puede sufrir una decoloración permanente en la cara y los médicos dijeron que no puede estar al sol porque su piel no puede exponerse por temor a que se formen ampollas", contó al citado medio.

"A Dominick le encanta estar al aire libre, pero ahora tendrá restricciones y será un verano diferente para él", añadió.

Luego de que le quitaran los vendajes de la barbilla, el niño pudo comer una hamburguesa con queso. "Le compré un Happy Meal de McDonald's. Estaba tan feliz de poder tragar", dijo la madre.

Dominik Krankall, fuego; bullying
Credit: GoFundMe

El presunto niño acosador, quien asistía a la escuela primaria con Dominick, aparentemente recibió amenazas y ha sido trasladado a una escuela para niños con problemas de conducta.

"Estos niños son acosadores y físicamente abusivos. Incluso amenazaron con prenderme fuego. Son niños enojados y van a lastimar a alguien", dijo Rua.

También declaró que un día después del incidente, la madre del acosador se comunicó con el Departamento de Servicios para la Familia y los Niños para denunciarla. "Dijo que mis hijos no tenían ropa ni comida y cuando llegaron se dieron cuenta rápidamente de que no era así", contó.

Por su parte, la madre del acosador "no ha mostrado ni una pizca de lástima o compasión. Mi hijo casi muere quemado y la madre todavía afirma que mi hijo se hizo esto a sí mismo. Eso es imposible", indicó Rua.