El médico teme que el número de contagios aumente en los próximos meses.

Por Carole Joseph
Octubre 15, 2020
Anuncio

A lo largo del 2020, el doctor Juan Rivera se ha encargado de mantener al público latino informado sobre el coronavirus en sus segmentos en programas de la cadena Univision como Despierta América y Primer impacto. En los mismos, el cardiólogo puertorriqueño ha compartido con millones de televidentes las normas de prevención que se tienen que aplicar para evitar el contagio, y los ha actualizado con respecto a las noticias en desarollo de la COVID-19.

En una entrevista exclusiva, el médico que engalana nuestra portada digital de esta semana habla sobre lo que, según él, le espera a Estados Unidos en los próximos meses.

Dentro de esta pandemia, ¿qué es lo más fuerte que te ha tocado ver como doctor?

Dentro de esta pandemia, la parte médica y de salud pública a mí no me sorprende. El que conoce un poco de historia conoce lo que pasó en 1918 con la pandemia de la influenza. Estas pandemias son bastante predecibles y lo que hay que hacer también es bastante predecible. Lo que me ha tomado por sorpresa es la respuesta de los americanos en términos de la pandemia, la división social que hemos tenido, la incapacidad de cambiar su estilo de vida dado una situación histórica que estamos viviendo.

¿Qué es lo que esperabas durante la pandemia?

Esperaba con toda sinceridad que nos uniéramos igual que nos unimos después del 9/11 porque es algo que nos compete a todos, porque es algo que nos ha tocado a todos o si no a alguien cercano a la familia.

Lo que he visto es una falta de contexto. Vivimos en el contexto histórico más fácil de la humanidad: es un momento de paz, de abundancia para muchos países, obviamente siempre hay pobreza y cosas que arreglar, pero si lo comparamos a otro tiempo, donde habían genocidios y masacres, estamos viviendo una época hasta cierto punto privilegiada. Y de repente llega una pandemia y los americanos no pueden ir a Starbucks o juntarse en su restaurante con sus amigos y hacer fiesta y es como [que] su mundo se estuviera acabando.

Eso es una inhabilidad de adaptarse a la adversidad. Creo que estábamos tan engreídos con la vida —habíamos dado tantas libertades y lujos por sentado— que lo resentimos, nos dividimos y somos incapaces de ponerle un frente unido a una pandemia cuando sabemos realmente que lo mejor que tenemos es el comportamiento humano. [Se trata de] usar una máscarilla, el distanciamiento social, el evitar lugares cerrados en donde hay mucha gente, la solidaridad de ayudar a personas que están pasando por cosas difíciles en comportamiento humano.

¿Qué es lo que la población debería hacer?

El medicamento que más necesitamos en este momento no es una vacuna, es [mejor] comportamiento humano y hemos sido incapaces de hacerlo en este país a nivel global. Esa es la frustración que he sentido durante la pandemia porque lo otro se espera.

¿Se espera una segunda ola en el mundo, incluyendo Estados Unidos?

Todos los parámetros para una segunda ola fuerte están ahí. Espero que no suceda, pero tenemos 50,000 casos de base diario en este país, y eso no es una buena base antes de una posible segunda ola.

[Aún en] los países que mejor manejaron esto en Europa ya estamos viendo una segunda ola. No estamos implementando ningún tipo de medida preventiva a nivel nacional.