El pequeño de 6 años estaba de vacaciones con su familia cuando ocurrió la tragedia el verano pasado. Aquí los detalles.

Por Leonela Taveras
Junio 29, 2020
Anuncio

Una jueza de Londres emitió una sentencia de mínimo 15 años —y hasta toda una vida— en prisión para un adolescente que admitió haber arrojado a un niño desde un balcón en el décimo piso de un museo en Inglaterra.

Según la jueza de la Corte Penal Central en esa ciudad, Maura McGowan, Jonty Bravery, de 18 años, "pasará la mayor parte, si no toda su vida, detenido" luego de haber sido arrestado en agosto del año pasado tras lanzar al niño de 6 años, un turista francés, desde una de las plataformas de observación del museo Tate Modern, según informó People.

Dirigiéndose a Bravery al dictar la sentencia el viernes, la jueza dijo: "No puedo enfatizar demasiado que esta no es una sentencia de 15 años. La sentencia es detención de por vida. El plazo mínimo es de 15 años. Su liberación no puede considerarse antes de eso, nunca puede ser liberado ".

McGowan también señaló que Bravery había sido diagnosticado con autismo y un trastorno de personalidad, según CNN, pero que "esas condiciones por sí solas no explican su ofensa y su comportamiento general".

Bravery se declaró culpable de un cargo, intento de asesinato, y habría dicho a la policía que había planeado con antelación lastimar a alguien ese día para “salir en las noticias”, según autoridades británicas.

"Este devastador e impactante incidente en el Tate Modern... cambió la vida de la joven víctima de Bravery y su familia para siempre", dijo la fiscal Emma V. Jones en un comunicado. "El niño fue señalado por Bravery, quien lo arrojó de la plataforma de observación con la intención de matarlo".

Yui Mok - PA Images/PA Images via Getty Images

Aunque el pequeño logró sobrevivir la caída de unos 100 pies, sufrió graves heridas cuando cayó sobre el techo del quinto piso del edificio, según compartió la familia en la cuenta de GoFoundMe creada para recaudar fondos para pagar la hospitalización del niño.

“Sufrió heridas muy graves en la caída, incluida una hemorragia en el cerebro, fracturas en la columna vertebral y piernas y brazos rotos”, dice el texto de la cuenta sobre el niño que aún se está recuperando de sus heridas.