Autoridades en Nigeria revelaron el espeluznante descubrimiento de más de 300 personas, la mayoría de ellas niños, encadenados y torturados en una escuela.

Por Mayra Mangal
Septiembre 27, 2019
Anuncio

¡Aterrador! Así resulta el relado de las autoridades en Nigeria que revelaron el espeluznante descubrimiento de más de 300 personas encadenadas y torturadas, la mayor parte de ellas niños, que estaban encerradas en una escuela al norte del país.

La policía confirmó este viernes a la agencia Reuters que niños de hasta 5 años fueron descubiertos en la escuela ubicada en la localidad de Kaduna. Muchos llevaban cadenas en las pantorrillas y las piernas para no escapar y mostraban cicatrices de golpes y flagelaciones.

Algunos de los niños contaron que fueron violados por los maestros de la escuela. Uno de los menores rescatados estaba tan débil por los latigazos que recibió que al momento de ser liberado los policías tuvieron que sostenerlo para que pudiera sostenerse en pie.

“Este sitio no es ni un centro de rehabilitación ni una escuela islámica, pueden verlo por ustedes mismos”, exclamó a la prensa Alí Janga, uno de los comisionados de la policía. “Estos niños fueron reunidos aquí de todas partes del país en condiciones inhumanas y denigrantes”.

Entre el grupo de los rescatados también se encontraban también niños de otras nacionalidades, incluyendo de Ghana y Burkina Faso.

Siete personas incluyendo una que se dijo ser dueña del lugar y seis profesores fueron detenidos en el operativo realizado este jueves. Hassan Yusuf, uno de los niños rescatados contó a Reuters que había sido enviado a dicho sitio para que cambiara su estilo de vida. “Me convertí en cristiano, dejé el estilo de vida del islam”.

Las autoridades revelaron que en el interior de la escuela encontraron una sala de torturas muy pequeña donde al parecer encerraban a los niños para castigarlos.

Increíblemente, tras el operativo se descubrió que desde hace un tiempo los vecinos se habían quejado del sitio y que incluso lo habían denunciado a la policía sin que alguien interviniera, hasta ahora.