Donald Trump ve cómo su política migratoria no es aprobada por el Departamento de Seguridad Nacional y por la Justicia, que le obligan a echar marcha atrás a su orden.

By Teresa Aranguez
February 06, 2017 10:35 AM

El Departamento de Seguridad Nacional ha suspendido todas las posibles acciones relacionadas al decreto migratorio aprobado por Donald Trump la semana pasada que prohibía la entrada a Estados Unidos de aquellos viajeros procedentes de siete países, con predominancia musulmana.

A partir de ahora, esa medida queda cancelada y se vuelven a retomar las revisiones habituales de los viajeros tal y como se hacía antes de que se firmara dicha prohibición.

De esta manera se cumple con la orden de un juez que se opone a las medias tomadas por el actual Presidente en torno a la reforma migratoria. Una resolución que el mismísimo Trump ha decidido llamar “ridícula” esta mañana en su cuenta de Twitter. “La opinión de este tal llamado juez, quien esencialmente está eliminando las fuerzas de seguridad de nuestro país, es ridícula y será revocada”, escribía en su perfil.

A lo que poco después añadía en otro tuit en mayúsculas y de apenas una línea su famosa frase de campaña. “¡Hacer grande a Estados Unidos otra vez!”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional aseguró a CNN que ya se había dado marcha atrás a la cancelación de visas que habían sido revocadas después del decreto presidencial. Esta organización oficial también ha confirmado que al menos 60,000 visas habían sido revocadas desde la firma.

El decreto de Trump pretendía evitar la entrada al país a ciudadanos en su mayoría de origen musulmán durante un período de 90 días, a todos los refugiados durante un período de 120 días y a los refugiados de Siria de forma indefinida.

Advertisement