Sorprende a tu familia con un delicioso desayuno saludable que todos disfrutarán.

Por Andrés Rubiano
Abril 16, 2020
Anuncio

¡Qué levanten la mano aquellos para quienes el desayuno es su comida favorita del día! Seguramente son muchos los que se incluirán en este grupo de desayunómanos y es que resulta casi imposible resistirse a las delicias que solo se disfrutan en la primera comida del día.

Desde luego, no es un secreto que algunos de los acompañantes de un buen desayuno son conocidos por su alto contenido de azúcar, por ello, aquí te compartimos algunas ideas para que transformes tus recetas favoritas en algo mucho más saludable. 

Getty Images

Pancakes:

Los deliciosos pancakes son tal vez uno de los platos más tradicionales de los desayunos de Estados Unidos, pero su contenido calórico muchas veces los convierten en una opción poco saludable. 

Realiza estos sencillos cambios de ingredientes y tendrás unos pancakes bajos en azúcar, perfectos para todos en casa. Para su preparación puedes empezar cambiando la harina tradicional por harina de avena, usa leche vegetal (de almendra o coco) y no añadas azúcar refinado en la masa. 

Aunque tradicionalmente, al servir este platillo se endulza con maple syrup, puedes cambiarlo por rodajas de banano o por trozos de manzana y fresas brevemente salteadas. 

Getty Images

Muffins

¿Es un muffin el acompañante ideal para tu café? Si tu respuesta es positiva, presta mucha atención a estos sencillos consejos para que puedas preparar en casa tu propia versión baja en azúcar. 

Usa harina de almendras como base de tu masa, cambia la mantequilla por aceite de coco. En vez de usar azúcar refinado usa miel o maple syrup, mejor aún, sustituye estos endulzantes por alguna fruta como el banano o los arándanos. 

Getty Images

Pudín de chía

Las semillas de chía se han transformado en uno de los ingredientes favoritos de aquellos que buscan dietas más saludables, no es para menos, pues estas pequeñas semillas hacen parte de las llamadas “supercomidas”, reconocidas por su gran aporte alimenticio para el cuerpo. 

Para preparar este sencillo pudín, lo único que necesitas es un puñado de semillas de chía, leche vegetal (de coco o almendra), almendras, trocitos de fresas y arándanos. Pon las semillas de chía a remojar en la leche vegetal por algunos minutos (hasta que veas que las semillas crezcan y absorban la leche), es todo lo que debes hacer para tener la base del pudín. Luego puedes ponerlo en vasos, agregar las almendras y las frutas para darle ese toque dulce.   

Getty Images

Waffles 

Por supuesto, no podíamos dejar por fuera de este listado uno de los platos favoritos de todos cuando del desayuno estamos hablando: los waffles. Muy pocos se pueden resistir al delicioso sabor de este panecillo que puede ser combinado con un sinfín de sabores. 

Cambia en los ingredientes de preparación la harina tradicional, la leche regular y la mantequilla. Usa a cambio harina de avena, leche vegetal (de coco o almendras) y aceite de coco. Para servirlos, deja de lado los endulzantes y usa sabores de frutas que todos disfruten en casa: bananos, duraznos, fresas, manzanas, etc. 

Getty Images

Tostada francesa

Una deliciosa french toast es otro de esos platos a los que nadie se resiste en el desayuno, pero no es un secreto que en ocasiones el exceso de azúcar en sus recetas hacen de este platillo un enemigo de tu dieta.

Dale estos pequeños giros a las recetas tradicionales y tendrás una tostada francesa mucho más saludables y baja en azúcar. Usa pan de grano completo para eliminar carbohidratos del pan regular. Para la mezcla con la que cubrirás las tostadas, evita el uso de azúcar refinado, usa a cambio una pequeña cantidad de maple syrup o miel. Para servir la tostada, deja de lado el azúcar en polvo y usa el sabor de las frutas como las fresas o el banano.  

Getty Images

Parfait

La combinación de granola, frutas y yogurt es una de las opciones ideales para tener un desayuno bajo en azúcar. Para comenzar a reducir azúcar en este platillo, inicia con el uso de yogurt griego sin sabor para la base. Agrega un tipo de granola natural que no tenga endulzantes o crea tu propia granola añadiendo tus nueces y semillas favoritas. Para terminar, aprovecha el sabor de frutas que sean jugosas como fresas, arándanos, mango o kiwi para darle ese sabor que todos buscan.