Se llama Nikole Mitchell y ha pasado de vivir para la iglesia a ganarse la vida en la industria del sexo llegando a ganar $100 mil mensuales. Esta es su historia.
Anuncio

La vida puede dar un giro de 180 grados cuando menos uno lo espera. Y si no, que se lo pregunten a Nikole Mitchell, la pastora cristiana que dejó atrás su vida de santa para dedicarse a algo opuesto: la industria sexual.

Ahora, esta sexy mujer de 36 años y madre de tres hijos es stripper. Y no solo eso, también se ha confesado bisexual. Razón por la que decidió dejar atrás sus años eclesiásticos y hacer una nueva vida, la que le hace feliz y le aporta una mayor estabilidad económica.

En su cuenta de Instagram, que ya suma más de 120 mil seguidores, se describe como expastora convertida en stripper, motivadora y modelo. Según el diario The Sun alcanza los $100 mil mensualmente, nada que ver con sus humildes ingresos como cristiana.

En ropa interior sexy, e incluso sin ella, Nikole no solo posa sino que acompaña a sus imágenes con mensajes motivadores sobre la vida. Escritos con los que invita a sus seguidores a ser felices, dar el paso y olvidarse de lo que piensan los demás. Ella es la prueba de que nunca es tarde.

"Creo en el hecho de que tienes todo el poder para transformar tu vida completamente. Así de poderoso eres. Esa posibilidad te está llamando en este momento", dice una de sus reflexiones. "Creo que vivimos en un mundo donde el universo conspira para nosotros, incluso las cosas más feas se pueden convertir en oro, tú lo tienes todo", expresa en otro post.

Sesiones de fotos vestida o desnuda, en bikini o en ropa interior sugerente, Nikole ha dado un giro radical a su vida, ahora como madre divorciada. Su cambio de la noche a la mañana fue un shock para los suyos, pertenecientes a una familia conservadora de cristianos bautistas.

"Siempre quise ser stripper, pero desde joven me hicieron creer que mis deseos y cuerpo eran pecaminosos y malos", expresó al diario New York Post. Un pensamiento que ha borrado de su vida la cual, después de muchos años de opresión, por fin vive como quiere.