Ya hay más de 3,250 inmigrantes menores de edad en la frontera estadounidense. ¿Qué hará la administración de Joe Biden con esta crisis migratoria?
Anuncio

Más de 3,250 inmigrantes menores de edad han llegado a la frontera estadounidense solos, sin compañía de un adulto, según reportes. Esta crisis migratoria presenta un gran reto para la administration de Joe Biden. Los menores están en centros de detención en la frontera de México y Estados Unidos. Esta cifra sigue creciendo a medida que más personas huyen de Centroamérica buscando una mejor vida en suelo estadounidense.

Mientras esperan a ser transferidos a albergues, los niños se quedan en pequeños cuartos de concreto dentro de centros de detención para adultos, reportó The New York Times. Los centros de detenciones para inmigrantes han sido criticado por estar demasiado llenos, haciendo imposible mantener distanciamiento social durante la pandemia del coronavirus.

NBC News reportó que en febrero unos 9,000 inmigrantes menores de edad llegaron solos a la frontera. Muchos pequeños llegan con carteles pidiendo misericordia al presidente Biden.

Joe Biden
Credit: (GUILLERMO ARIAS/AFP via Getty Images)

De 1,553 inmigrantes que pasaron por la estación de autobús de la ciudad fronteriza de Brownsville, Texas, entre el 25 de enero y el 6 de marzo, 185 — o casi 12 por ciento — han dado positivo al coronavirus, declaró Felipe Romero, un vocero de Brownsville.

Joe Biden
Credit: (ORLANDO SIERRA/AFP via Getty Images)

La administración de Joe Biden ha recibido criticas tras la reapertura de un centro de detención para niños y adolescentes inmigrantes en Texas. La vocera de la Casa Blanca Jen Psaki dijo que tuvieron que tomar esta "difícil decision" de abrir este centro para poder seguir con las medidas de seguridad y distanciamiento social por la pandemia durante esta creciente ola de inmigrantes menores de edad llegando sin adultos. 

"Lo que no estamos haciendo —lo que hizo la administración pasada— fue separar a los niños, arrancarlos de los brazos de sus padres en la frontera", dijo Psaki ante la prensa. "No estamos haciendo eso. Eso es inmoral y esa no es la manera de proceder de esta administración". Sin duda resolver esta crisis será un gran reto para el nuevo gobierno estadounidense.