Advertencia: video muy gráfico. La pequeña, de 2 o 3 añitos de edad, es jaloneada y mordida por el animal, mientras su mamá se encuentra a pocos metros de distancia en una famosa playa de California.
Anuncio

Otro ataque de un canino ha conmocionado el sur de California, pocos días después de la feroz agresión de unos perros domésticos a una bebé cerca de Los Ángeles. La nueva víctima, cuyo nombre no ha trascendido a los medios todavía, se calcula que tiene entre dos y tres años de edad, según reportó NBC.

La pequeña jugaba en la playa, cerca del agua, cuando un coyote salió de la nada a toda velocidad y se lanzó sobre ella hiriéndola de gravedad, mientras su mamá se encontraba a pocos metros, también a la orilla del océano, cerca del famoso muelle de Huntington Beach. Se advierte que las imágenes del video colgado a continuación, son escalofriantes y muy gráficas.

La policía inmediatamente acudió a la llamada de emergencia. El coyote había huído y la niña fue trasladada a un hospital: fue entonces que comenzó la búsqueda y captura del animal. Los agentes terminaron disparando a dos coyotes, uno cerca del muelle, y otro cerca del área de la Pacific Coast Highway y Goldenwest.

Coyote carretera

Ahora los médicos forenses analizan el ADN de los involucrados para comprobar que, efectivamente, uno de esos dos animales fue responsable del ataque. También se les hará la prueba de la rabia.

Coyote
Credit: Getty Images

Pese a las mordidas del animal, no se teme por la vida de la niña. El capitán Patrick Foy, del departamento de California Fish and Wildlife, habló con KTLA y le confirmó que: "La familia no había hecho absolutamente nada para provocar al animal o algo que le llevara a cometer este tipo de ataque". Alabó la rapidez con la que actuó la familia al escuchar los gritos de la niña, pero doce segundos fueron suficientes para causarle las graves lesiones.

A principio de mes, la policía había pedido a los locales que por favor no alimentaran a los coyotes en un post de Facebook: "no es solo peligroso, es también ilegal", después de recibir numerosas llamadas de los vecinos advirtiendo del comportamiento de algunas personas"Dejar comida en las áreas residenciales anima a los coyotes a volver y crea un grave peligro para los residentes y sus mascotas", advertían, así como para los más pequeños de la casa, que los coyotes pueden ver como presas.