La Academia Americana de Pediatría informó de una alarmante alza en el número de casos de niños infectados con coronavirus durante la última semana de octubre. De acuerdo a la información oficial, es la cifra más alta de contagios en una semana desde el inicio de la pandemia.

Por Isis Sauceda
Noviembre 04, 2020
Anuncio

La cantidad de niños infectados con coronavirus ha roto un récord en Estados Unidos. De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) y la Asociación de Hospitales Infantiles, cerca de 61,500 niños contrajeron el coronavirus en un lapso de siete días, lo que supone un nuevo número récord, según People.

Los nuevos casos se reportaron durante la semana del 22 al 29 de octubre y de acuerdo a esas entidades, ha sido el mayor aumento desde mediados de abril, de acuerdo a las autoridades sanitarias.

Desde el inicio de la pandemia, cerca de 854,000 niños han dado positivo a coronavirus, lo que equivale al 11.1 por ciento de todos los casos reportados en Estados Unidos. En octubre se registraron alrededor de 200,000 nuevos casos pediátricos de COVID-19.

“Este es un duro recordatorio del impacto que esta pandemia tiene en todos — incluyendo a nuestros niños y adolescentes”, expresó en un comunicado la doctora Sally Goza, presidente de la AAP. “Este virus es altamente contagioso y cuando ha aumentado en muchas comunidades, es más probable que los niños se infecten también”.

Credit: Getty Images

La academia manifestó que el nuevo número de niños infectados podría incluso no incluir todos los casos, ya que la mayoría de los niños no presentan síntomas graves y no se les somete a la prueba de COVID-19.

Debido a que las enfermedades graves asociada al virus son raras en los niños, la AAP expresó la necesidad de recaudar información sobre el impacto y efecto a largo plazo.

“Los niños no solamente están sintiendo los efectos directos del virus y enfermándose, sino que la pandemia ha transformado sus vidas en etapas críticas de su desarrollo y educación”, comentó la doctora. “Estoy preocupada por los daños a largo plazo que puedan sufrir los niños, particularmente los niños negros e hispanos, entre los que hay el mayor número de infectados”.

Razón por la cual la AAP insiste en el uso de las mascarillas, el distanciamiento social y la importancia en seguir las recomendaciones de salud pública.