Una verdadera tragedia: los muertos a causa del Covid-19 se multiplican sin cesar en la ciudad ecuatoriana y sus cuerpos son abandonados en las calles, envueltos en plástico.

Por Nuria Domenech
Abril 02, 2020
Anuncio

El coronavirus está sesgando vidas a diestro y siniestro en la ciudad de Guayaquil, el epicentro de la terrible crisis que el Covid-19 ha desatado en Ecuador. Los muertos se multiplican sin cesar y sus cuerpos son abandonados en medio de las calles, envueltos en plástico. Es una realidad abrumadora: sus casi tres millones de habitantes no saben qué hacer con los fallecidos.

Las casas funerarias están llenas, los hospitales tienen muchas víctimas que aún no han sido reclamadas y la falta de tests logra que nadie sepa cuántos vidas realmente se está cobrando la pandemia. Aunque el país confirmó menos de tres mil infectados y menos de un centenar de muertos, las oficinas municipales dicen que solo en los últimos días llevan recogidos 400, según asegura el periódico Los Angeles Times.

Ciro Gutiérrez

La alcaldesa Cynthia Viteri, que anunció que ella misma dio positiva de coronavirus, dijo que el gobierno es quien tiene que tomar responsabilidad de recoger a los fallecidos. “Los abandonan en los pueblos, caen muertos frente a los hospitales, nadie quiere hacerse cargo de ellos”, aseguró.

Héctor Galarza, publicista de Guayaquil, dijo por su parte que era muy posible que las personas encontradas muertas en la calle sean indigentes y que esas imágenes están causando el pánico.

El abogado Juan Carlos Freire dijo que la frustración entre la gente va en aumento: “Están pidiendo que alguien de las autoridades se encargue de los cuerpos, pero la falta de respuesta termina con ellos yaciendo en las calles centrales de Guayaquil”.

Hoy martes la alcaldesa confirmó que los cadáveres de momento se están apilando en tres grandes contenedores refrigerados, mientras se planea la construcción de un cementerio para ellos, una fosa común donde puedan recibir un entierro cristiano.