Investigadores encontraron restos activos del coronavirus en el crucero Diamond Princess hasta 17 días después de que los últimos pasajeros desembarcaras, lo que indica que tiene capacidad de mantenerse activo por un período de tiempo mayor al hasta ahora considerado.

Por Leonela Taveras
Marzo 24, 2020
Anuncio

Investigadores encontraron muestras de ácido ribonucleico (ARN) del coronavirus activas en el crucero Diamond Princess hasta 17 días después de que lo abandonaran las últimas de las más de 3,700 personas que habían quedado varadas a bordo en un puerto en Yokohama, Japón

El nuevo hallazgo científico divulgado el lunes por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) contrasta con la información manejada hasta ahora de que el virus puede mantener su poder infeccioso hasta no más de tres días, dependiendo del material de la superficie en el que se encuentre.

La investigación del CDC también señala que el contagio a bordo del crucero se produjo principalmente antes que se implementara la cuarentena y alcanzó su punto máximo después de su puesta en marcha.

“El ARN del SARS-CoV-2 se identificó en una variedad de superficies en cabinas de pasajeros infectados sintomáticos y asintomáticos hasta 17 días después de que los camarotes se desocuparon en el Diamond Princess, pero antes de que se llevarán a cabo los procedimientos de desinfección”, explica la investigación.

El estudio que también analizó el brote en el Grand Princess, donde había 3,317 personas a bordo, determinó que los miembros de la tripulación probablemente se infectaron en un primer viaje que y luego se lo transmitieron a los pasajeros del siguiente grupo. 

(Jane Tyska/Digital First Media/East Bay Times via Getty Images)

“Los factores que facilitan la propagación en los cruceros pueden incluir la mezcla de viajeros de múltiples regiones geográficas y la naturaleza cerrada del entorno de un crucero. El Grand Princess fue un ejemplo de la perpetuación de la transmisión de los miembros de la tripulación a través de múltiples viajes consecutivos”, indica CDC en su página en línea.

Los investigadores aclararon que no podían "determinar si la transmisión se produjo desde superficies contaminadas", y que esta razón  justificaba un estudio adicional sobre la propagación de COVID-19 a través de las superficies de contacto en los cruceros.

El 13 de marzo, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros anunció una suspensión voluntaria de 30 días de las operaciones de cruceros en los Estados Unidos.