Unos hermanos de 14 años fueron declarados culpables de la muerte de Ana Kriegel, una niña adoptada que fue víctima de bullying.

By Mayra Mangal
June 19, 2019 12:44 PM

Irlanda se ha visto estremecida por la impactante muerte de Ana Kriegel, una niña de 13 años que fue salvajemente torturada, asaltada sexualmente y estrangulada por dos hermanos mellizos que finalmente acabaron con su vida.

Este martes un jurado en Dublín encontró culpables a “Boy A” y “Boy B” -como se les identifica a los culpables en corte- de la muerte de la jovencita que adoptada que había nacido en Rusia.

Con rostro sombrío, Geraldine y Patric Kriegel, padres de la víctima, emergieron de la Tribunal Criminal Central de dicha ciudad luego del juicio en que un juez declarara culpables a los hermanos por el asalto sexual ocurrido el 14 de mayo de 2018.

En las deliberaciones se reveló que la Kriegel presentaba más de 50 heridas corporales, había sido estrangulada y que había recibido un fuerte golpe en el cráneo y que éste posiblemente se le había aplicado con un palo ensangrentado y un bloque de concreto encontrado en la casa abandonada hasta donde fue llevada bajo engaños por sus asesinos.

Durante el juicio el padre de la víctima contó que la noche del asesinato “Boy B” llamó a la vivienda familiar y que posteriormente su hija salió con él “para ir al parque”, prometiendo volver pronto. Pero Ana no volvió y de inmediato sus padres dieron parte a las autoridades. Tres días después su cuerpo sin vida fue encontrado en el poblado de Lucan, a las afueras de Dublín.

En corte, los padres de la víctima contaron que su hija tenía pocos amigos y que era víctima de “bullying”. Por ello cuando la madre supo que ella había salido con el adolescente se preocupó “de inmediato” porque ellos no eran amigos, según explica CNN.

Niall Carson/PA Images via Getty Images

Un video tomado por cámaras de circuito cerrado mostraron la víctima saliendo de un parque público acompañada por “Boy B”. Esa misma tarde, hacia las 5:30 p.m., un testigo contó que vio al menor cojeando y con la ropa y el rostro ensangrentados.

En el cuerpo de la niña se encontraron restos del semen de ‘Boy A”, además de que en la casa de los menores la policía encontró unos zapatos con la sangre de la víctima y lo que la policía llamó un “kit asesino” con rodilleras, guantes, espinilleras, un pañuelo y una máscara casera que estaban en la mochila de “Boy A”.

Paul McDermott, juez encargado del caso, ha solicitado una serie de estudios psiquiátricos y los reportes escolares de los niños en vistas a la audiencia que se celebrará el 15 de julio para emitir su sentencia. En Irlanda los casos de asesinato conllevan la pena de muerte, sin embargo en el caso de menores de edad el trato es distinto así que hasta el momento se desconoce el tipo de castigo que podrían recibir.

 

Advertisement


EDIT POST