El doctor Carlos Ramírez-Mejía explica los detalle de la vacuna para combatir la COVID-19 que se ha empezado a administrar en los últimos días.

Por Carolina Amézquita Pino
Diciembre 17, 2020
Anuncio

Tras nueve meses de haberse declarado oficialmente la pandemia por COVID-19, las primera dosis de las vacunas creadas en tiempo récord se han empezado a distribuir por todo el mundo.

En Estados Unidos, la primera en recibir la vacuna de los laboratorios Pfizer fue la enfermera Sandra Lindsay, quien trabaja en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Lenox Hill de Nueva York, según la agencia EFE. Por su parte, el trabajador de la salud Miguel Ortiz se convirtió en el primer latino en ser vacunado, reportó Telemundo.

 ¿Cómo surgió la vacuna?, ¿cuáles son sus efectos?, ¿cuál es su grado de efectividad? Estas y otras interrogantes las resuelve para People en Español el doctor de origen colombiano Carlos Ramírez-Mejía, del Hospital Baptist de Miami, quien está certificado por la Junta de Neurología de Estados Unidos y en medicina del sueño.

Doctor Carlos Ramirez-Mejia y la vacuna COVID-19
Credit: Cortesía

¿Cómo se creó la vacuna del coronavirus?

El desarrollo de estas vacunas es uno de los avances mas grandes en la medicina contemporánea. Hay dos técnicas, una nueva y una antigua: las que se producen de manera sintética o las que usa un virus inactivado, generalmente del chimpancé o de la gripe. En el caso de la vacuna de MODERNA y Pfizer es la primera generación de vacunas totalmente sintéticas; así, se abrieron las puertas para muchas otras vacunas para otras enfermedades infecciosas.

¿Cuál es tipo de vacuna que se produjo?

Como decía antes hay dos tipos de vacunas: una en la que tomaron un virus de la gripe o de la influenza de los chimpancés, lo inactivan para que no puedan hacer daño y se le agregan las proteínas del COVID-19. Es como un caballo de Troya, esta es una tecnología antigua, probada y segura. El otro tipo de vacunas es el más prometedor y avanzado, porque ni siquiera se tiene que usar el virus del COVID-19 o de los monos, sino que se usan las proteínas del virus sintetizadas en el laboratorio y se le agregan al DNA, que es algo que esta presente en todas las células  e induce la creación de defensas contra el virus. O  sea que el virus nunca estuvo en el laboratorio o en la fabrica haciendo 100 por ciento imposible la infección. Yo prefiero la vacuna sintética, porque no me gusta la idea de que me inyecten el virus de los chimpancés.

Covid-19 Vaccination Campaign
Credit: Jeff J Mitchell - Pool /Getty Images

¿Por qué una persona debe ponerse esta vacuna?

Este virus muy peligroso y afecta todos los órganos del cuerpo. No hay una sola parte de nuestro organismo que no sea dañada por el coronavirus. El COVID-19 todos los días reescribe los libros de medicina; al principio creíamos que era solo un virus respiratorio. Ahora nos damos cuenta que se afectan el sistema renal, el hígado, el sistema nervioso central y periférico, el corazón, la piel, los testículos, etc. Donde uno busque hay un efecto negativo provocado por el virus. Algunas de las secuelas son de por vida.

Lo que hace el virus tan agresivo y letal, lo hace también vulnerable. Tenemos la suerte de que el cuerpo reacciona intensamente intensamente contra las proteínas del virus y eso ayuda con el diseño de la vacuna. Lo que hace que el virus sea tan letal y tan agresivo es lo que estamos usando para atacarlo. Se pudo producir una vacuna altamente efectiva en un periodo muy corto. En un momento, nos íbamos a resignar con un 50 por ciento de protección y terminamos con un 95 por ciento. Mejor no puede ser una vacuna.

Doctor Carlos Ramirez-Mejia y la vacuna COVID-19
Credit: Yegor AleyevTASS via Getty Images

¿Qué significa que se tenga una vacuna con un 95 por ciento de efectividad?

Básicamente, lo que está pasando con esto es que a todas las personas a quienes le pusieron la vacuna, ninguna tuvo que ser hospitalizada y ninguna tuvo una forma severa de la enfermedad, independientemente de la edad. El grupo que no recibió la vacuna se enfermó como el resto de la gente y tuvieron admisiones al hospital y las unidades de cuidado intensivo.

Sabemos que la vacuna, en la mayoría de los casos, evitó que se infectaran con el virus y a los otros les dio la forma más benigna de la infección, ni siquiera necesitando atención medica. Lo más importante son los buenos resultados y que la vacuna es igualmente efectiva en personas de todas las edades, razas y grupos vulnerables.

Doctor COVID-19
Credit: Getty Images

¿La vacuna que se está distribuyendo es la de Pfizer?

En este momento, para Estados Unidos hay tres vacunas: la de Pfizer, que ya está aprobada para uso de emergencia. La de MODERNA, que se va ha aprobar, probablemente, esta semana. Y otra que viene es la de Johnson & Johnson que, probablemente, va a ser para principios de año. 

Pero nada con esta vacuna ha sido producto del azar. A raíz del ébola y de otras enfermedades infecciosas la administración de Barack Obama había trabajado con MODERNA en la producción de vacunas sintéticas. Eso quiere decir que ya estaban los laboratorios, la tecnología y la infraestructura, para producir una vacuna de manera rápida, efectiva y eficiente. Durante la administración de Donald Trump acertadamente se destinó una cantidad gigantesca de fondos que permitió la producción masiva y oportuna. Fue la combinación perfecta entre los laboratorios que estaban listos para producir una vacuna sintética, los fondos y la infraestructura. Nada fue improvisado, fue pura tecnología médica del siglo XXI

Así van a ser todas las vacunas de ahora en adelante, van a seguir este mismo patrón porque son muy seguras, se pueden producir muy rápido y a un costo relativamente bajo. El problema mayor es con la estabilidad porque la cubierta de la vacuna es de un material que se derrite muy fácilmente, como mantequilla; por eso, deben estar guardadas en una temperatura tan baja porque cuando se expone a una temperatura normal, pierde la estabilidad. Con la cubierta que le están poniendo a la de MODERNA puede durar hasta un mes en la temperatura de refrigerador. La de Pfizer cuatro días después de que se descongela. Lo bueno es que cada día se producen cubiertas menos vulnerables a los cambios de temperatura.

¿Para crear la vacuna se tuvo algún tipo de contacto directo con el virus?

En los laboratorios donde se está produciendo la vacuna en Estados Unidos y Europa nunca estuvo el virus presente. Lo que se produjeron fueron las proteínas, se hicieron en laboratorio basada en la información que los científicos de la Organización Mundial de la Salud le entregaron a la comunidad científica.

¿Por qué aconsejaría usted que la gente se pusiera la vacuna?

Porque, de acuerdo, a lo que estamos viendo. Todos vamos a estar en contacto con esta enfermedad. Hay dos opciones, el que sea con la vacuna contra el virus o la infección, no hay otra.

La cosa es simple; o le dio el virus o se vacunó ¿por qué? Porque si estuviéramos en un mundo ideal nosotros podríamos vacunar a la mayoría de la población y se acaba la pandemia; pero como hay tantos problemas con la distribución y tanta gente que no se la va a poner, la enfermedad va a seguir ahí latente, apareciendo en focos. Yo no veo una mejor opción que la vacuna porque es segura y efectiva. Para mí es un sueño hecho realidad y el comienzo del fin de la pandemia. Yo me puse la vacuna el primer día que se aprobó y se empezó a inyectar en mi hospital, creo que es la mejor decisión que he tomado. Espero que mis familiares, especialmente mis padres, se la inyecten pronto. Yo estoy seguro que todo el que ha visto morir un paciente con coronavirus o las consecuencias a largo plazo de la enfermedad no se negaría a sí mismo o a quienes quiere la vacuna.