El cirujano Han Jo Kim de Nueva York acusó a su esposa Regina Turner —quien fue coronada hace unos años como Miss Connecticut— de prostitución y pidió anular su matrimonio. Los detalles del caso.
Anuncio
Miss Connecticut USA 2011 Regina Turner
Regina Turner en Miss Connecticut USA 2011
| Credit: Rob Kim/FilmMagic

El cirujano Han Jo Kim pidió anular su matrimonio con Regina Turner, una exreina de belleza a quien acusa de prostitución, reporta el diario The New York Post. El doctor de 41 años alega que Turner, de 32 años —quien fue coronada como Miss Connecticut en el 2011— se prostituía sin él saberlo durante su matrimonio.

En los documentos legales —registrados en la corte suprema de Manhattan— el médico alega que ella lo engañó, enamorándolo y escondiendo que tenía "una vida secreta como prostituta". Han Jo Kim alega que Turner había recibido casi $700,000 en dinero en efectivo de hombres ricos que eran sus clientes desde el 2015.

El cirujano le pidió el divorcio en diciembre del 2020 tras encontrar un atrevido mensaje de texto de otro hombre en una computadora en su hogar en el exclusivo Upper East Side de Nueva York. El doctor alega que su esposa vendía sus servicios sexuales desde noviembre del 2015 y que siguió haciéndolo mientras estaban casados.

La pareja se separó en abril. En los documentos en la corte, el cirujano expresa su sorpresa al enterarse de que su esposa recibía dinero de otros hombres por tener sexo con ellos, aunque asegura que él siempre fue muy "generoso" con ella financieramente.

La exreina de belleza supuestamente le mintió a su esposo mientras estaban conociéndose, diciéndole que había recibido una herencia de $500,000 de su bisabuela y que con eso se mantenía económicamente antes de casarse con él. Además él alega que su esposa le mentía, diciéndole que iba a salir con sus amigas cuando en realidad iba a supuestos encuentros sexuales con clientes.

El cirujano alega también en los documentos legales que su esposa le mintió sobre su educación, diciéndole que estudiaba química en la universidad de Connecticut cuando en realidad no se había graduado de la escuela secundaria. Los abogados de Turner y de Kim no han dado declaraciones al diario.