Tres mujeres hispanas cuentan cómo sus cirugías plásticas salieron mal y deformaron partes de sus cuerpos.

By Lena Hansen
May 04, 2018 03:49 PM

Tres mujeres hispanas quienes han sido víctimas del bisturí contaron sus malas experiencias con cirugías plásticas a Primer Impacto (Univisión). Susy Martínez es una de ellas. “Yo lloraba, no hallaba ni que hacer. Yo a veces decía: ‘Esto es lo que te pasa por querer ser superficial. No deberías de haber hecho esto’. ¿Para qué cambiar algo que no estaba tan mal?” La mujer, quien tiene dos hijas, quería que su busto luciera más natural. Sin embargo unos días después de su cirugía, notó que estaba algo andaba mal. “Una apuntaba para una dirección, la otra para otra dirección. Una estaba circular y la otra como una pera”, cuenta sobre sus senos.

Catalina Daniel también compartió su historia. La mujer quería volver a tener un abdomen plano después de sus embarazos y se sometió a una cirugía estética. “Me dejó con una cicatriz que era de cadera a cadera”, contó sobre su cirujano.

(Photo by Fatemeh Bahrami/Anadolu Agency/Getty Images)

Gabriela Beldaño, quien es miembro del ejército de Estados Unidos y combatió en Iraq, se sometió a una cirugía para corregir un problema respiratorio. “Me dio más problemas respiratorios, hasta no podía dormir. Se me cortaba la respiración”, reveló sobre su operación.

(Photo by Isa Foltin/Getty Images)

El cirujano plástico Raby Rabban, quien no operó a ninguna de las tres mujeres citadas por Primer Impacto, habló con el show sobre porqué —según él— los hispanos son más propensos a tener malas experiencias con sus cirugías estéticas. “Los latinos son los mejores pacientes porque tienen demasiado respeto por los doctores. No son el tipo de cultura que van a regresar y [dar quejas]. No regresan y le dicen al doctor: ‘Yo no estoy contento con este resultado'”, afirma.

Beldaño se identifica. “A veces nos cohibimos, nos da pena, no queremos preguntar cuando realmente tenemos preguntas pero no las hacemos”, reconoce. Martínez, por su parte, asegura haber aprendido la lección después de su mala experiencia con el bisturí. “Si tú sientes que está mal y que no te están escuchando, tú debes de pelear, de hablar más”, concluye ella.

 

 

Advertisement


EDIT POST