November 05, 2018 11:00 AM

La selección de los 12 miembros del jurado que deberán juzgar al confeso narcotraficante mexicano Joaquín el Chapo Guzmán Loera empezó este lunes por la mañana en el tribunal federal de Brooklyn en medio de amplias medidas de seguridad y una enorme expectación mediática.

Decenas de periodistas y camarógrafos se agolpaban bajo la lluvia frente al edificio del tribunal situado en el downtown de Brooklyn, mientras en su interior los abogados de la defensa y los representantes de la fiscalía federal empezaban la crucial tarea de encontrar a los ciudadanos anónimos que deberán decidir un caso con muy pocos precedentes.

“Es como si el gobierno de Estados Unidos estuviera juzgando a Pablo Escobar“, dijo la experta en narcotráfico internacional y organizaciones criminales del Brookings Institute Vanda Felbab-Brown al diario Los Angeles Times.

La fiscalía federal acusa a Guzmán de liderar una compleja organización criminal con sede en Sinaloa que durante tres décadas y mediante métodos brutales -entre ellos miles de asesinatos- logró entrar a Estados Unidos cargamentos de droga valorados en $14,000 millones.

En consecuencia, le imputan 17 cargos por narcotráfico, organización criminal y soborno, de los que si es encontrado culpable podría ser condenado a cadena perpetua.

Eduardo Balarezo, uno de los abogados del Chapo, frente al tribunal federal de Brooklyn tras una audiencia en agosto de 2017.
ALBA VIGARAY/EPA/REX/Shutterstock

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Solo cinco periodistas, además de los abogados de ambos bandos, tienen acceso a la sala del juez Brian Cogan en la octava planta del tribunal en la que durante los próximos días fiscalía y defensa cuestionarán a los potenciales jurados, hasta que encuentren a 12, más seis sustitutos.

Esas 18 personas forman parte de los más de 1,000 residentes de Brooklyn, Queens, Staten Island y Long Island a los que el tribunal les hizo llegar un cuestionario de 30 páginas, el primer paso en el proceso de selección que culminará esta semana.

Quienes sean seleccionados afrontan un juicio que se calcula puede durar de tres a cuatro meses, y para el que se han adoptado medidas de seguridad excepcionales, dado el historial de fugas del capo del cartel de Sinaloa y el temor de que se trate de influenciar a los jurados y testigos.

De acuerdo a diversos medios de prensa, alguaciles federales buscarán cada mañana a los miembros del jurado en sus residencias y los acompañarán por la tarde. Además, sus nombres se mantendrán en el anonimato durante la duración del proceso, una medida excepcional.

Para evitar que logre fugarse por una tercera vez, las autoridades estadounidenses han evitado tomarse riesgo alguno. Desde su extradición en enero de 2017, el capo permanece encarcelado en situación de aislamiento en el centro de detención federal de Manhattan, que se considera el más seguro de Nueva York. Estas medidas, asegura el acusado, ha afectado gravemente su salud.

Cada vez que debe acudir a una vista en el tribunal al otro lado del East River, se cierra el puente de Brooklyn para permitir el paso a toda velocidad del convoy de seguridad que lo transporta.

Tras la selección del jurado, el juicio en sí empezará el 13 de noviembre con los alegatos de la acusación y la defensa, la cual hasta ahora ha argumentado que no se han respetado los derechos de su cliente y han puesto en duda que en realidad fuera el jefe del cartel.

 

Tal Vez Te Guste

EDIT POST