El jefe del cartel de Sinaloa eligió un atuendo que hacía recordar a los años setenta para acudir al primer día del proceso de selección del jurado que lo juzgará por narcotráfico.

By Joaquim Utset
November 05, 2018 02:16 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En el primer día de la selección del jurado que deberá juzgarlo en un tribunal de Nueva York, el jefe del cartel del Sinaloa, Joaquín el Chapo Guzmán, cambió este lunes el uniforme de reo federal por un look retro que recordó a los mejores tiempos de la era disco de los años setenta.

Si bien no hay imágenes del acusado debido a que se prohibe la entrada de cámaras al tribunal, los cinco periodistas a los que se les permitió seguir dentro de la sala del juez Brian Cogan el proceso, proporcionaron una descripción del look del capo del narco en esta etapa preliminar de su juicio, que se lleva a cabo en el tribunal federal de Brooklyn.

De acuerdo a los informadores, el Chapo se decidió por un traje de saco y pantalón azul oscuro que acompañó con una camisa blanca de solapa ancha que sobresalían por encima de las del saco y que llevaba abierta con los dos primeros botones desabrochados, por lo que se le podía ver parte del pecho. Al conjunto se añadía un cinturón marrón.

Era un look que, dijeron, hacía recordar a los de la era disco de los años setenta, como los que popularizó el actor John Travolta en Saturday Night Fever.

El atuendo elegido para esta ocasión era, de todas formas, menos llamativo que la camisa azul profusamente estampada que vistió para los video y las fotos de su famosa entrevista con el actor Sean Penn y la actriz Kate del Castillo.

Tal fue el furor que causó esa camisa, que una tienda de Los Ángeles puso a la venta prensas inspiradas en la prenda.

Barabasmen

El acusado se mantuvo en todo momento atento al proceso de selección de jurados -siempre según los periodistas presentes- y consultaba periódicamente con su equipo de abogados. A través de un auricular, un traductor le iba trasladando el diálogo que se desarrollaba en la sala.

No se le vio centrar la mirada en ninguno de los 19 potenciales jurados que fueron entrevistados esta mañana, de los que por el momento no se ha seleccionada a ninguno y de los que se han descartado cinco.

Tampoco se percibía indicio alguno de los problemas mentales que sus abogados habían alegado que le estaba infligiendo el estricto régimen de aislamiento al que lleva sometido en un centro de detención de Manhattan desde su extradición de México en enero de 2017.

Tras un descanso para almorzar, se espera que el proceso de selección se reanude esta tarde con otro grupo de 20 potenciales jurados, a los que también se entrevistará individualmente.

En total, el tribunal ha citado a 100 ciudadanos anónimos para encontrar a los 12 jurados y los seis sustitutos que necesitan para iniciar el juicio, que si no hay imprevistos se pondrá en marcha el 13 de noviembre.

Advertisement


EDIT POST