Sobrevivientes de un grupo de indocumentados que murieron dentro de un camión en un parqueo de Walmart dicen que los Zetas los ayudaron a cruzar la frontera.

Por Mayra Mangal
Julio 25, 2017
Anuncio

A oscuras, encerrados por 15 horas y bajo el apabullante calor del desierto de Texas. Así pasaron sus últimos momentos los indocumentados que fallecieron en un tráiler descubierto este domingo en el estacionamiento de un Walmart en San Antonio, crimen que ha dejado un saldo de 10 víctimas y decenas de heridos.

Poco a poco, los sobrevivientes han contado lo que sucedió entre el sábado por la noche y el domingo por la mañana dentro del tráiler de 18 ejes que al parecer transportaba a más de 100 personas. Los inmigrantes viajaban amontonados, sin ventilación ni aire acondicionado y en algún punto de la odisea fueron ayudados por una figura siniestra: el poderoso cártel de los Zetas, que por años ha sembrado el terror en tierras mexicanas.

Según una persona a la que el Departamento de Seguridad Nacional ha identificado como JMM-J, la travesía comenzó en el estado mexicano de Aguascalientes, y tras andar en el desierto y cambiar de vehículos, él y otros inmigrantes abordaron el camión en un lugar de Texas.