A la vez que autoridades en California y Nueva York ordenan un toque de queda obligatorio, el gobernador de California predice que más del 50 por ciento de la población de su estado se verá infectada con el coronavirus. En Nueva York ya se reportan más de 4,400 casos.

 

Por Isis Sauceda / L.A.
Marzo 20, 2020
Anuncio

Ante la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, el gobernador de California Gavin Newsom ordenó a los casi 40 millones de residentes del estado a permanecer en casa para prevenir la propagación de la enfermedad.

La tarde del jueves, el político se dirigió a los californianos para poner en efecto la orden que restringe la salida de sus hogares, exceptuando viajes a comprar comida y medicina o asistir a citas médicas o a trabajos que son considerados esenciales en este momento de crisis.

Con esta orden, California se convirtió en el primer estado en imponer restricciones obligatorias a sus residentes en Estados Unidos en un intento por controlar o detener la propagación del coronavirus.

Hasta el momento, 19 personas han muerto debido al virus y más de 900 han dado positivo a la prueba en ese estado, de acuerdo a reportes en la prensa local.

Este toque de queda que permanecerá en vigor hasta nuevo aviso, llega un día después de que el gobernador comunicara que, según las predicciones, más de la mitad de los residentes del estado resultarán infectados con el virus en los próximos dos meses.

La alarmante cifra —y la rapidez de propagación que ha tenido el virus— llevó al gobernador a anunciar el toque de queda. “Este es un momento donde necesitamos una conversación directa”, dijo Newson durante su conferencia de prensa. “Como individuos y como comunidad, necesitamos hacer más para cumplir con esto en este momento”.

Bajo la orden, permanecerán abiertos los servicios esenciales como las tiendas de comida, gasolineras, farmacias y restaurantes de entrega de comida, así como las agencias gubernamentales locales, incluyendo la policía.

Por el momento, las autoridades del orden público no obligarán a los residentes a cumplir con el toque de queda, pero el gobernador espera que los californianos acaten la orden simplemente porque está en efecto.

“No creo que la gente de California necesite que le digan a través de las autoridades que es apropiado simplemente estar en casa aislado, protegerse”, dijo el mandatario. “Confiamos en que la gente del estado de California lo cumplirá y hará lo correcto”.

Por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, siguió los pasos de Newsom y la mañana del viernes ordenó un encierro estatal ante el empeoramiento de la situación en ese estado.

“Quiero poder decirle a la gente de Nueva York, yo hice todo lo que pudimos”, dijo durante una conferencia de prensa, según el diario New York Post. “Y si todo lo que hacemos salva solamente una vida, seré feliz”.

La restricción iniciará el domingo a las 8 p.m. y requiere que todos los negocios no esenciales detengan sus operaciones.