Francisco Sánchez-Reyes, un anciano de 73 años, murió de una golpiza que le dio otro paciente en un hospital en California. Su familia exige justicia.

By Lena Hansen
February 12, 2020

Un anciano de 73 años murió en un hospital de California tras recibir una golpiza de otro paciente, reportó PEOPLE. El 31 de enero la policía fue llamada a College Medical Center en Long Beach tras ser alertados de un ataque que había sucedido en el hospital, informó el departamento de policía de Long Beach en un comunicado. La policía encontró a Francisco Sanchez-Reyes con graves heridas y le informaron que el atacante era un paciente de 37 años, Reginald Daniel Panthier, quien estaba compartiendo la habitación del hospital con el anciano.

Francisco fue llevado de emergencia a otro hospital en condición crítica y murió el 9 de febrero. Tras su muerte, su familia creó una cuenta de GoFundMe para recaudar dinero para pagar por sus servicios funerales.

En la página de GoFundMe, su hijo Ramón compartió un mensaje sobre Francisco, quien debía regresar a casa tras pasar solo una noche en el hospital. “Hace una semana mi papá fue al hospital porque tenía una infección urinaria, lo cual había tenido antes. El hospital quiso dejarlo internado una noche para hacerle algunas pruebas y descartar que tuviera úlceras. Fue hospitalizado el viernes en la mañana a las 5:30 a.m. y estaba completamente alerta, esperando regresar a casa posiblemente el siguiente día”.

Sin embargo, el 1 de febrero Ramón recibió una llamada inesperada de su hermana, diciéndolo que corriera al hospital a ver a su padre. Al llegar le dijeron que una enfermera había encontrado a su padre tirado en el piso sangrando. El paciente de que estaba en la cama al lado de su padre confesó haberlo golpeado. Panthier fue arrestado y sigue en la cárcel con una fianza de $1 millón de dólares.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El anciano terminó en coma con sangrado en el cerebro. “No pudieron salvarlo y murió una semana después”, escribió su hijo, quien lo recuerda como “su maestro, su coach y mentor”. Según Ramón su padre vino a Estados Unidos de su natal México para brindarle un mejor futuro a su familia. “Él fue quien nos enseñó sobre ética de trabajo, respeto y ser un buen ser humano”, aseguró su hijo. Francisco tenía 8 hijos, 24 nietos y 8 bisnietos, según contó su hijo Ramón a ABC 7. Que en paz descanse.

Advertisement