"Antes de ser Big Papi, antes de los Red Sox, antes de los Twins, yo era solo un niño jugando béisbol en República Dominicana", dijo el deportista.
Anuncio
David "Big Papi" Ortiz
David "Big Papi" Ortiz
| Credit: Getty Images

David "Big Papi" Ortiz fue el auténtico protagonista durante la ceremonia de exaltación del Salón de la Fama de Béisbol este domingo.

Más de 35,000 fanáticos se reunieron en Cooperstown, Nueva York, para celebrar a los nuevos miembros del Salón de la Fama, que incluyó a Ortiz, Buck O'Neil y Jim Kaat, entre otros.

Ortiz, quien ganó tres títulos de la Serie Mundial con los Red Sox fue recibido con cánticos de "¡Papi, Papi, Papi!" por miles de aficionados dominicanos que agitaban la bandera de su país a la vez que coreaban su nombre.

Al subir al escenario el jugador compartió un emotivo discurso donde se acordó de su país, su familia, sus entrenadores y sus compañeros de equipo.

"Quiero agradecer a Dios por darme la oportunidad de estar aquí y por haberme dado la alegría de haber transitado este camino, este camino que me permitió estar aquí hoy y que ojalá sea inspiración para que todas pueden creer en sí mismos", dijo el jugador.

"Desde mi familia hasta los entrenadores, los compañeros de equipo y los fanáticos, no, no podría haber hecho esto sin ustedes. Mi placa del Salón de la Fama representa a cada uno de ustedes y les voy a agradecer por el resto de mi vida", expresó el atleta.

La superestrella de la MLB también reconoció a sus excompañeros durante su discurso. "Mis compañeros de equipo siempre estuvieron ahí para mí y eso es algo que siempre voy a apreciar. En la vida, recuerda, nuestros compañeros de equipo son nuestra segunda familia", aseguró.

"Siempre he tratado de vivir de modo que tenga una influencia positiva en el mundo", dijo Ortiz, quien con 46 años de edad se convirtió en apenas el 58vo pelotero elegido en su primer año en la papeleta. "Y si mi historia sirve de recordatorio, que sea que cuando uno cree en alguien se puede cambiar al mundo, se puede cambiar su futuro, como tanta creyó en mí", añadió.

Además de por miles de seguidores, el beisbolista también estuvo acompañado por su hija, quien fue la encargada de cantar el himno nacional antes de comenzar la ceremonia.

En el año 2019 Big Papi resultó gravemente herido en una balacera en un club nocturno en la República Dominicana de manos de un sicario que lo confundió con otra persona, según las autoridades. Los doctores le extirparon la vesícula y parte de los intestinos y le salvaron la vida.