Esta es la terrible historia de la corta vida de un niño de California, cuyos padres ya están entre rejas. Descanse en paz.
Anuncio

Ricardo Méndez y Antanita Miller, de 27 y 24 años respectivamente, fueron detenidos por la policía de Barstow por presuntamente haber torturado y matado a Jamari Méndez, su bebé de un año. "Toda la familia está devastada", dijo su tía Leslie Méndez a KABC-TV. "Nunca imaginamos que alguien de nuestra sangre le hiciera eso a su propio hijo".

La pareja ingresó en la cárcel, acusados de tortura, abuso infantil y asesinato. El día antes, Leslie relató que su hermano Ricardo y su pareja se presentaron sin avisar en la casa familiar de Pomona con sus otros dos hijos en común. Dijeron que el pequeño se encontraba en esos momentos con su abuela materna. "Los dos entraron en casa como si nada hubiera pasado".

Al rato Ricardo confesó que Jamari había muerto y que tenían su cuerpo escondido en la parte trasera del auto. La tía de la víctima salió volando para buscarle: "Todos corrimos al auto y estaba cubierto de mantas", relató. Leslie y su otra cuñada acudieron a un hospital local con el bebé en brazos, mientras sus padres se quedaban en casa, pero ya nada pudieron hacer por reavivarlo y salvar su vida. Fue declarado muerto inmediatamente por los doctores, quienes llamaron a la policía para que investigaran el caso.

Jamari Mendez
Credit: GOFUNDME

Los detectives notaron como sus lesiones eran una clara evidencia de un abuso continuado. El cuerpecito de Jamari estaba cubierto de "heridas, moratones y marcas de quemaduras", y algunas de esas lesiones estaban en diferentes etapas de curación, alertó la policía.

Una cuenta GoFundMe pide recaudaciones para celebrar el funeral del pequeño. Descanse en paz.

También en California, una bebé fue atacada ferozmente por las mascotas de la familia y otra pequeña herida de gravedad por un coyote cuando jugaba en la playa con su mamá.