July 10, 2018 02:23 PM

Los padres de una bebé que murió horas después de nacer en e 2017 se declararon culpables de su muerte el lunes, según The Associated Press. Sarah Mitchell, de 25 años, y Travis Lee Mitchell, de 22, eran miembros de la iglesia Followers of Christ en Oregon, la cual rechaza el cuidado médico y promueve los poderes de la oración para sanar.

Los padres no llevaron a su hija al médico, causándole la muerte. La bebé, que llamaron Gennifer, nació prematuramente junto a su gemela Evelyn. Afortunadamente tras la muerte de Gennifer, las autoridades pudieron salvarle la vida a Evelyn, quien tenía dificultades al respirar. Sarah no sabía que estaba esperando gemelas o cuando nacerían las niñas porque la joven madre optó por no tener cuidado prenatal.

En la corte, se declaró que Gennifer había nacido con dificultades al respirar y que estuvo así varias horas sin ir al hospital. Los miembros de la iglesia rezaron por la niña y pusieron sus manos sobre la bebé enferma con la intención de sanarla, pero nadie llamó al 911.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Clackamas County Sheriff's Office (2)

Las gemelas Evelyn y Gennifer nacieron el 5 de marzo del 2017 en casa de sus abuelos. Gennifer murió de “complicaciones tras nacer prematuramente”. Los Mitchells fueron sentenciados a casi siete años en prisión, según AP.

Los padres pueden recibir visitas en la cárcel de la pequeña Evelyn, de 16 meses, la bebé que sobrevivió y ahora vive con padres de crianza, según el diario local The Oregonian. 

 

You May Like

EDIT POST