El asesinato de King Jay Dávila, un bebé de 8 meses que desapareció de una gasolinera en San Antonio, Texas, ha causado conmoción.

By Lena Hansen
January 15, 2019 02:33 PM

El asesinato del bebé King Jay Dávila de 8 meses ha causado conmoción. El niño desapareció de una gasolinera en San Antonio, Texas. Estaba en el auto de su padre, quien dijo que había dejado al bebé solo con el motor del carro encendido mientras él se bajó a comprar algo a la tienda de la gasolinera. Al regresar, el padre dijo a las autoridades que el niño había sido secuestrado. Sin embargo, el padre del pequeño Christopher Dávila, de 34 años, se encuentra hoy tras las rejas como sospechoso de su asesinato, además de otros dos miembros de la familia del niño, reportó Telemundo. La abuela paterna del niño, Beatrice Sampayo, y una prima de Christopher Dávila, Angie Torres, también fueron arrestadas en conexión al crimen.

El padre confesó a las autoridades que él estaba cuidando al bebé el 3 de enero en su casa. La policía informa que el padre dijo que estaba jugando videojuegos y el bebé se cayó de la cama, golpeando fuertemente en la cabeza con un mueble. En vez de buscar ayuda médica o llamar al 911 por miedo a represalias, esperó horas y luego orquestó el supuesto secuestro del bebé con la ayuda de su madre y prima como cómplices.

San Antonio Police Department/Facebook

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Torres es la mujer que aparece encapuchada en los videos de vigilancia llevándose el auto con el niño de la gasolinera. El padre tenía drogas y un arma de fuego cuando fue arrestado y está en la cárcel bajo fianza de más de un millón de dólares, según un informe oficial.

Cientos de personas han dejado muestras de su amor por el niño tras darse a conocer la tragedia. Muchos han dejado peluches, globos, velos, cartas y otros regalos en el sitio donde hallaron enterrado el cuerpo del bebé. La policía encontró el cadaver tras una extensa búsqueda que duró más de una semana. Fue el propio padre del niño quien llevó a las autoridades al lugar donde enterraron el cuerpo del menor. Su cuerpecito estaba envuelto en una sábana dentro de una mochila. Los padres estaban separados y la madre de King Jay, Jasmine González, está aún en shock tras la muerte del pequeño. Ella misma se unió a la desesperada búsqueda del pequeño, que terminó en tragedia. Que en paz descanse.

 

 

Advertisement